“Condenamos totalmente las llamadas leyes de matromonio civiles” (que permiten el divorcio).

Papa León XIII.

POR SUS FRUTOS LOS CONOCERÉIS: Del liberalismo en materia matrimonial a la destrucción de la familia y perversión sexual de la sociedad.

“Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis”

Mt 7, 16-20.

Daños que se siguen de permitir el divorcio (Padre Remigio Vilariño S.I.):

1.º El divorcio es contrario a la fidelidad y al amor de los casados; porque siempre se irá al matrimonio con recelo y temor de que algún día venga el disgusto y la separación.

2.º Destruye el amor a la familia, por este mismo recelo de que algún día se deshará el hogar.

3.º Destruye el amor de los hijos y el deseo de tenerlos; porque ellos serán un gran estorbo el día del divorcio.

4.º Causa en ellos grave daño; porque ¿qué suerte será la suya cuando sus padres se separen?

5.º Degrada a la mujer honrada, que queda reducida a un objeto de placer, que el día que no lo proporcione queda arrinconada.

6.º Favorece a la mujer mundana, que sabe que puede arrebatar a otra con sus solicitaciones el marido.

7.º Favorece al hombre vicioso y malo, que no dejará de hallar manera de volar a otra querida cuando le agrade, dejando a la propia.

8.º Trastorna toda la sociedad, que con esto se verá confusa y revuelta con maridos de varias mujeres, y mujeres de varios maridos.

9.º Establece el desarreglo de las conciencias, porque aunque mil leyes autoricen el divorcio, la Iglesia no lo autorizará jamás.

10.º En fin, se verá que el divorcio favorece de ordinario a los viciosos y viciosas de la sociedad; y los que lo piden son gente irreligiosa

Daniel Marín Arribas

También te puede interesar...

Artículo anteriorDante A. Urbina responde a una persona con temor a lo que hay después de la muerte
Artículo siguienteGratitud con los medios que han difundido HISPANIDAD CATÓLICA y petición de ayuda en la difusión masiva de la página
Daniel Marín Arribas
Daniel Marín es docente universitario y economista profesional. Asimismo colabora en diversos medios de comunicación. Entre sus titulaciones avanzadas se cuenta el ser máster en Escuela Austriaca de Economía, Doctrina Social de la Iglesia y Psicología, además de Técnico Superior en Control de Gestión por el Colegio de Economistas de Madrid. Académicamente destaca por ser un estudioso experto en la Escuela de Salamanca y el Magisterio de la Iglesia, y conocer en profundidad el pensamiento liberal, de donde nace y crece su labor divukgati a y apostolado católicos. Autor de “La Escuela de Salamanca. Defensores de la Fe”, “La Iglesia, el Liberalismo y la Escuela de Salamanca”, y “Destapando al liberalismo. La Escuela Austriaca no nació en Salamanca”