En aquel tiempo
los bebés eran descuartizados
en los vientres de sus madres
y eso era aplaudido
como un avance social.
Otras mujeres
“alquilaban sus vientres”
para engendrar hijos que entregaban
a extraños nada más nacer.
En aquel tiempo
los hombres se casaban con hombres
y las mujeres con mujeres
y adoptaban niños
y formaban “familias”
como si fuesen matrimonios normales.
En aquel tiempo
los hombres se mutilaban
su órgano sexual
para “cambiar de sexo”,
pues decían que ellos
eran mujeres en cuerpos de hombre.
También había mujeres
que decían ser hombres
atrapados en cuerpos de mujer
y había hombres y mujeres
que decían ser realmente
animales o plantas.
Todos ellos tenían
apoyo legal
y quien osase denunciar esa locura
era declarado ‒¡terrible estigma!‒
enemigo del progreso.
¿Cómo pudo caer
tan bajo la humanidad
en aquel tiempo?

Andrés García-Carro

Artículo anteriorEuropa desde América por Mario Caponnetto
Artículo siguienteLos exiliados que volvieron a la “dictadura” por Francisco Bendala Ayuso
Andrés García-Carro
Andrés García-Carro nació en La Coruña en 1968 y desde 2017 reside en Palma de Mallorca. Fruto de su incursión en la red social Facebook, donde puede decirse que ha creado un nuevo género literario, ha publicado los siguientes libros: Pintadas contra Zapatero, Interactivo, Por amor a España, De mal en Rajoy, Católico, ergo antiliberal, Un aguafiestas en la fiesta de Satanás, Contra la demoniocracia, Por Dios y por España y Reflexiones a la luz de la Fe y doce poemas religiosos. Además ha publicado libros de narrativa, aforismos y poesía. Su voz en defensa del Reinado Social de Nuestro Señor Jesucristo se ha escuchado en las tertulias políticas de Territorio Lince y En la Boca del Lobo, de Cadena Ibérica y Radio Ya respectivamente, así como en algunas entrevistas que le ha hecho Javier Navascués en el prestigioso programa Butacas Vacías de la productora católica Agnus Dei.