Hacía mucho tiempo que no escuchaba en Navidad los villancicos tradicionales de siempre y no veía un Belén viviente. Unos villancicos extremeños entrañables, con el genuino sabor de la querida región española.

El colegio católico de Badajoz realizó con mucho esmero y preparación un gigantesco Belén viviente, cuidando el mínimo detalle y haciendo participar a los niños en el misterio navideño.

Yo tenía
tanta rosa de alegría,
tanto lirio de pasión,
que entre mano y corazón
el Niño no me cabía…

Dejé la rosa primero.
Con una mano vacía
– noche clara y alba fría –
me eché a andar por el sendero.

Dejé los lirios después.
Libre de mentiras bellas,
me eché a andar tras las estrellas
con sangre y nieve en los pies.

Y sin aquella alegría,
pero con otra ilusión,
llena la mano y vacía,
cómo Jesús me cabía
– ¡y cómo me sonreía! –
entre mano y corazón

Villancinco: Las manos vacías de Pemán

Les dejamos con los villancicos tradicionales de siempre, en formato de cassette para nostálgicos.