Satanás está suelto y desatado no disimulando su odio a Cristo que nace y poseyendo a sus esbirros para que atenten contra aquel que más odia.

Recoge el Correo de Madrid que muchas ciudades españolas como Castellón, Ponferrada, Cartagena, Alzira sufren estos ataques de Satanás en manos de los hijos de Satanás, curiosamente coincide que suelen ser radicales anti Dios y anti patria, que se llaman eufemísticamente la izquierda democrática.

La última decapitación del niño Jesús colma el vaso de la paciencia del católico español.

Para nuestros polilticastros son “casos aislados” sin importancia.

En Castellón roban el Niño Jesús del Belén municipal y colocan en su lugar un lazo amarillo independentista.

En Ponferrada las figuras amanecieron descabezadas, desaparecidas o tiradas por el suelo en la calle más céntrica de la capital del Bierzo.

En Cartagena directamente fue quemado y en Tordesillas la figura del niño Jesús del belén que cada año instala el Ayuntamiento de Tordesillas en la Plaza Mayor de la localidad apareció durante la mañana del sábado decapitada. La escultura que se había comprada este año para reponer a la anterior que se encontraba en mal estado amaneció sin cabeza y «no aparece por ningún lado por lo que imaginamos que se la han llevado», explicó la concejal de Cultural y Juventud, Cristina Abril, que nada más conocer el «desaguisado» con el belén se puso en contacto con el artesano para reponer al niño Jesús. «Menos mal que nos ha dicho que tiene otra figura igual para reponer a la actual pero nos da mucha rabia ya que la habíamos comprado nueva este año».