Gracias al entusiasmo de Cristina Cristina Villarroya y de los hermanos de Hispanoamérica están inundando el correo advocaciones preciosas del querido continente americano. Dios mediante, las iremos publicando cada día.

Les animamos a seguir estas devociones con entusiasmo para conocer las diferentes devociones hispanas y por supuesto también pueden enviarnos nuestros lectores de España las advocaciones de su devoción, ya sean muy conocidas o de la más remota ermita. Igualmente tienen cabida todas aquellas tradiciones y costumbres de la religiosidad popular, que son muy ricas y variadas.

No dejemos morir estos vestigios de cristiandad. Esperamos que nos envíen todas las manifestaciones de fervor de la Hispanidad.

[email protected]

Omnis Terra Gloria Dei

También te puede interesar...

Artículo anteriorSeñor de los Milagros, explosión de fervor en Lima
Artículo siguienteEducación para la Ciudadanía, educación sin Dios por Antonio Peña
Javier Navascués Pérez
Director de Hispanidad Católica. Periodista, guionista, presentador y speaker. Colaborador de Agnus Dei Prod y de Militia Dei Prod. Ha participado en diversos medios de comunicación católicos (EWTN, Radio María, Canal San José, NSE,…) Fue Director de Adelante la Fe. Actualmente tiene un blog en Infocátólica y es redactor en medios como  el Diestro, el Correo de Madrid, Diario Ya, Somatemps, Ahora Información y el Español Digital entre otros....

3 Comentarios

  1. Imitación de María

    “Que el servicio a María nunca te parezca largo ni pesado, porque servir con el corazón y la palabra a semejante Reina proporciona deleite y alegría. Te procurará, además, una notable recompensa por cualquier acto, aunque mínimo, que hicieras en su honor. La humilde Madre no menosprecia las humildes atenciones; la piadosa Virgen acepta de buena gana aun los modestos obsequios, cuando se ofrecen con espontaneidad y devoción. La dulce Reina y Señora misericordiosa sabe bien que no somos aptos para ofrecerle grandes cosas, ni exige de sus pobres servidores actitudes imposibles. No busca ni necesita nuestros bienes María, a cuya indicación obedece el paraíso. Ella quiere nuestro bien, cuando busca nuestro servicio; desea nuestra salvación, cuando nos pide que la alabemos; persigue la ocasión de ayudarnos, cuando nos incita a honrar su nombre, puesto que se complace en renovar a sus servidores. En suma, es fidelísima en las promesas y muy generosa en los dones.”

    ? Tomás de Kempis

    • Maria Madre mia me deleito con tu hermosura. Tu amor es inmenso por eso te agradezco por ser mi Madre del cielo.

  2. Que preciosa iniciativa, conocer a Nuestra Madre .
    Cada advocación tiene un mensaje, una historia, muchos pueblos que durante siglos le rezan. Nos unimos a ella y ella a todos.
    Todas las advocaciones de María.
    ¡Rogad por nosotros!
    Esto es empezar bien la semana”

Comments are closed.