Cuenta San Alfonso María de Ligorio que en la Florencia del Siglo XIII había una joven tristemente famosa por su vida promiscua, deshonesta y “muy perversa”. Un día Santo Domingo de Guzmán llegó a la ciudad para predicar. Pasado algún tiempo la joven decidió ir a uno de sus sermones por pura curiosidad. Después de escucharlo se sintió tan conmovida que decidió, entre lágrimas, cambiar de vida. Se confesó con Santo Domingo, quien le dijo que como penitencia simplemente rezara el Santo Rosario.

Lo hizo, pero estaba tan atrapada por el pecado que pronto recayó en su antigua vida. Cuando lo supo Santo Domingo fue a buscarla y le pidió que se confesara de nuevo. Ella dudaba, pero poco después, un día experimentó una terrible visión: Pudo ver el infierno y en él vio a varios hombres que ella conocía y que habían muerto. Estaban allí por su culpa ardiendo y sufriendo horriblemente entre terribles llamas. También vio un libro donde estaban escritos todos sus pecados. Pero también vio a la Santísima Virgen consiguiendo para ella de Dios un último período de tiempo para darle la oportunidad de arrepentirse.

Ahora sí decidió cambiar totalmente de vida y consagrarse a la Santísima Virgen, muy especialmente mediante el rezo del Santo Rosario. A partir de entonces, durante años, fue un ejemplo de virtud. Tanto que al final de su vida se le apareció Nuestro Señor y le dijo que sus pecados quedaban borrados. Y vio el fatídico libro con las páginas en blanco. Poco después murió felizmente, siendo famosa por sus obras de caridad.

El eminente teólogo tomista Royo Marín, comenta en su excelente libro “La Virgen María” que un problema que puede surgir al rezar el Rosario es la dificultad que presenta el precepto de rezarlo mientras se meditan los misterios. Ya sabemos que es difícil para la mente hacer dos cosas a la vez, rezar y meditar el misterio correspondiente al mismo tiempo.

Distraerse mientras se reza el Rosario es también muy frecuente y humano. Nuestro Señor y la Santísima Virgen son comprensivos, pero hay que intentar evitar esas distracciones en la medida que se pueda.

Para todo ello Royo Marín propone un sencillo método.

Durante el Padrenuestro, pensar sólo en el sentido maravilloso de sus palabras.
Durante las 3 primeras Avemarías (más o menos) fijarse sólo en las palabras de la oración, sin pensar para nada en el misterio.
Durante las 3 siguientes Avemarías (más o menos) pensar sólo en el misterio y recitar las Avemarías mecánicamente.
Durante las 3 o 4 últimas Avemarías (más o menos), pensar sólo en la lección que ofrece el misterio (La humildad de María, el sufrimiento de Cristo etc)
En el Gloria, pensar sólo en las palabras.

Este método puede parecer complicado a primera vista, pero puedo asegurar por experiencia que cuando uno lo pone en práctica, enseguida se hace fácil y hasta agradable el rezo del Rosario.

También es importante que el rezo del Santo Rosario sea digno. Esto quiere decir que hay que evitar interrumpirlo con conversaciones ajenas al rezo. Nuestra postura ha de ser decorosa, sentados modestamente o paseando. También hay que intentar evitar rezarlo en la cama (a no ser que sea por causa de enfermedad, obviamente).

Apliquémonos a rezar diariamente el Santo Rosario y obtendremos, sin dudarlo, la protección decisiva de Nuestra Madre, la Santísima Virgen, en la vida y más aún en el momento de la muerte. El Santo Rosario es la Piedra angular de la devoción mariana y una oración decisiva para lograr la Salvación.

El Santo Rosario abre las puertas del cielo. (Es también extraordinariamente útil que los agonizantes tengan un Rosario entre sus dedos en sus últimos momentos).

Rafael María Molina Sánchez

3 Comentarios

  1. Amada Madre mía!, recibe mis afectos, y no permitas que un siervo que te ama, vaya a ser enemigo del Dios que tanto quieres. Así fui yo que ofendí a mi Señor. Pero entonces, María, no te amaba, y poco me importaba ser amado de Ti.

    Pero ahora, nada deseo tanto, después de la gracia de Dios, que amarte y ser por Ti amado. Sé, mi Señora, la más agradecida y benigna, que no desdeñas amar a quien te ama, a la vez que no te dejas ganar en el amor.

    Quiero amarte en el paraíso. Allí, a tu lado, conoceré de veras, cuán amable eres, y cuánto has hecho por salvarme; por eso te amaré con más fervor, y mi amor será eterno, sin temor de dejar nunca de quererte.

    María, yo confío salvarme por tu medio. Ruega a Jesús por mí. Yo nada más anhelo, Tú eres mi esperanza. Por eso te cantaré siempre: “María, esperanza mía, tú me tienes que salvar”.

    “Las Glorias de María”

    San Alfonso María de Ligorio

  2. Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de la Santísima Virgen María:

    Sábado 25 de junio de 2011

    Mi niña, siempre mantente concentrada en mi Hijo porque Él necesita tu atención. Debes poner toda tu confianza en Él y nunca dejar que nadie aparte tus ojos de Él.

    Él, mi niña, te ha elegido como una de los importantes mensajeros para estos tiempos, para que las almas perdidas sean salvadas. Di a la gente que rece mi Santo Rosario, aún los no católicos, ya que este es el arma más grande contra la influencia del engañador, que gime de dolor cuando Este es dicho. Su poder es debilitado cuando mis hijos dicen esta oración. Entre más recen mis niños el Santo Rosario, más almas pueden ser salvadas.

    Tú, mi niña, tienes una misión muy difícil, mucho más ardua que la de cualquiera de los profetas en la historia. Esto es debido a la oscuridad del espíritu en el mundo. Nunca antes ha descendido tal oscuridad, en donde mis hijos le dan la espalda a mi Hijo. Aquel Quien sufrió una terrible muerte para salvarlos. Sin embargo, no solo han olvidado esto, sino que eligen negar Su propia Existencia.

    La oración a mí, su Bendita Madre, hiere al maligno que se encoge y pierde su poder cuando mi Rosario es recitado. Esta es el arma que se me ha dado, para así yo poder ayudar a salvar a las almas perdidas, antes de que aplaste la cabeza de la serpiente, por fin. Nunca subestimen el poder del Rosario, porque incluso un solo grupo de personas dedicadas a la devoción regular de mi Santo Rosario, puede salvar a su nación.

    Di a mis hijos que tengan cuidado cuando dan la espalda a la oración, porque cuando lo hacen, se están dejando a sí mismos abiertos de par en par para que el engañador los atrape por medio de su encantador, pero peligroso sendero hacia la oscuridad. Traigan a mis hijos a la Luz propagando la devoción a mi Santísimo Rosario.

    Su amada Madre

    María Reina de la Paz

    Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/jun-025-2011-la-virgen-maria-satanas-pierde-su-poder-cuando-se-recita-mi-rosario/

  3. Cruzada de Oración 26 – Recen el Rosario para Ayudar a Salvar a su País

    Nuestra Señora insta a las personas a que digan su Santo Rosario (todos los 3 Misterios) diariamente para ayudar a salvar su país y familia.

    Oración antes del Rosario:

    Oh Reina del Santo Rosario, Tú que te dignaste venir a Fátima para revelar a los tres pastorcitos los tesoros de Gracia ocultos en el Rosario.

    Infunde mi corazón con un sincero amor a esta devoción, con el fin de que por la meditación de los Misterios de nuestra Redención, que son recordados en él, pueda ser enriquecido por sus frutos y obtener la paz para el mundo, la conversión de los pecadores y de Rusia, y las Gracias por las que ruego en este Rosario. (Aquí mencionar la petición).

    Pido esto para la mayor Gloria de Dios, por tu propio honor y para el bien de las almas, especialmente por la mía. Amén.

    Mehr Infos: http://m.internetgebetskreis.com/news/cruzada-de-oracion-1-34/

Comments are closed.