Pero, oiga, ¿cómo va a ser revolucionaria la cochambre perroflaútica? Un rebaño de tan baja estofa que berrea la misma melodía que el 95% de las TVs y de las productoras, todas “progres”, y de las universidades públicas en manos de los hijos de Carrillo, y del cine de la bazofia tendenciosa y guerracivilista, y de esta literatura en la que ya no se encuentra a los hombres ni a los poetas, que berrea la mentira de la Ley de des-Memoria Histórica, de la LOGSE del PSOE y de la propaganda de la Generalidad de Cataluña, etc.

Explíqueme cómo se puede ser un antisistema de izquierdas, que se desgañita contra la banca sin haber tenido nunca una hipoteca, y contra Franco siendo hijo de franquistas, y contra el patriarcado sin tener pareja, etc. En realidad, en esta sociedad con este sistema de valores establecidos lo que se puede ser tranquilamente es de izquierdas, porque contra qué sociedad lucha usted, si esta es la suya, no será que es un farsante y lo suyo es una mamarrachada estética sin contenido ni coraje. Fíjense cómo andará de escorada a la izquierda la ganadería hispana que Rivera les parece un tipo de la derecha reaccionaria. Sin embargo:

-Usted nunca ha colgado una bandera de España en un balcón de Cataluña, sólo ha tomado el sol en alguna plaza algún 15 de mayo. Nunca ha tratado de escolarizar a un hijo en español en Cataluña ni ha sufrido diferentes represalias de los cata-nazis.

-Usted nunca ha dado una conferencia hablando de España en una universidad pública rodeado de escrachadores estalinistas que “democráticamente” no le dejaban hablar, pues usted, un estafador, ocupa su tiempo, tal vez, en el cobro de subvenciones para financiar algún chiringuito “progre”.

-Usted nunca ha dicho: “mañana no puedo quedar porque a esa hora voy a la iglesia”, pues usted no tiene entereza para Ser en la vida, y se arrastra, absorbe y vomita las tendencias, las modas y los valores dados por este sistema.

-Usted nunca ha ido a un programa de radio y ha tenido el valor de decir que un matrimonio es sólo la unión entre un hombre y una mujer, porque lo más grave de todo es que usted no tiene Libertad y encima pretende sodomizar la libertad de los demás. Así que mejor, váyase, en este suave pareado, a cantar la Internacional.

-Usted nunca ha dicho que la “lavadora abollada esa” que han puesto en la glorieta de su pueblo, ni es arte ni cosa parecida, sino una auténtica abominación. Así que ahórrese la energía y no venga a venderme la mula ciega de esa cosa horrenda que llaman “arte” pero que detesta los ideales de BELLEZA, VERDAD, BONDAD y EQUILIBRIO. Y sepa que voy armado con mi arquitectura y poesía, y no conseguirá hacerme perder la percepción de la realidad; es sabido que una mente en blanco se puede manipular más fácilmente y que le pueden colar cualquier majadería, así que lárguese no vayan a pensar mis vecinos al verme junto a usted que yo frecuento alguna casa “okupa”.

-Usted nunca ha gritado “¡Viva España!” desgañitándose en un pleno del ayuntamiento frente a los batasunos de la ETA, jamás ha derramado una lágrima por su patria, pues no siente su tierra acosada por este entramado de putrefacción y cobardía ideológica a la que pertenece, y tampoco conoce su historia ni defiende su buen nombre porque fue educado en el odio a su tierra y prefiere cobrar, tal vez, de dictaduras extranjeras.

-Usted nunca se ha duchado todos los días, pues lleva su falsa rebeldía contra el champú, aborreciendo al peluquero y a los capitalistas que inventaron las maquinillas de afeitar. No me mire, no me quitaré mi corbata para ir al baño, podrían confundirme con alguien como usted, un vulgar defensor del statu quo y de la letrina que nos rodea y aumenta. Antes muerto que sin corbata, entiérreme con ella y no se olvide de mis gemelos de plata, desde el más allá le enviaré la sonrisa de mi calavera, que siempre hubo cadáveres más exquisitos y hombres que pasaron por la vida viviendo intensamente en ella.

-Usted nunca ha regalado un ramo de rosas. Nunca ha amado a una mujer con una pasión tan intensa y viva que un sujeto como usted jamás podrá entender, porque anda demasiado entretenido pegando carteles feminazis que dicen: “El amor romántico mata”. Efectivamente corren malos tiempos para la lírica, así que mejor apártese que estoy vacunado, pero podría morderme.

-Pero lo peor de todo es que usted no ha dejado de tutearme, como si me conociera, no espere compadreo por mi parte porque no habrá sumisión, creo que trata de igualarme hacia abajo a su altura, y ustedes ya son especialistas en igualar a los pueblos en el hambre y en la miseria, pero la realidad es que en la naturaleza no hay nada igual, ustedes desde el período del Terror Jacobino, no han dejado de tratar de imponernos el tuteo y de igualarnos hacia abajo en todos los sentidos, pero usted y yo obviamente no somos iguales, yo tengo valor para defender mi libertad acosada por esta sociedad y en este sistema dominado por el marxismo cultural, yo soy un rebelde con fuerza para Ser, en cambio usted a la vista queda que es un auténtico fraude.