Las mareas podemitas nos marean con sus bodrios anticatólicos que, como un tsunami de odio, quieren desterrar los verdaderos signos de Cristo en la sociedad. Es un mareo intenso, con profundas nauseas y ganas de vomitar encima. No consintamos que los guarros parodien lo más sagrado en el espejo del esperpento y con dinero público. Lo de los comunes es de vergüenza propia y ajena.

Los Reyes Magos pasarán por el Belén de Colau a dejar toneladas de carbón y un profundo desprecio. Aunque quizá un ángel los avise en sueños de que no se acerquen al palacio de la nueva Herodias, que promueve el aborto y ha abortado el nacimiento de Dios con unos sucedáneos de belenes inmundos, dignos de Pesadilla antes de Navidad.

¿Se subirán los Reyes a las chepas de sus camellos a arrancar algún lazo amarillo? Me ha dicho un pajarito que no les hace ni pizca de gracia esta Cataluña republicana y atea militante. Tal vez muchos niños se queden sin regalos si los CDR los retienen en la entrada de la Diagonal. ¿Tendrán los Mossos efectivos suficientes para escoltar los camellos de los Magos o estarán en el Raval tras la pista de otros camellos?

Los Padres de la Iglesia dicen que al blasfemo hay que partirle los dientes. Hoy parece que haya que ponerles alfombras de cobardía y reirles sus gracias infernales. El Belén puesto enfrente del Ayuntamiento de Barcelona es una bazofia sacrilega y exige actos de desagravio y contundentes manifestaciones de condena y repulsa. Colau tendrás que dar cuenta a Dios de promover publicamente la inquidad y de ofender gravemente al Niño Dios.

En la liturgia tradicional se pide al Señor que nos libre de la gente impía en el comienzo de cada Santa Misa. Júdica, Deus, et discerne causam meam de gente non sancta: ab homine iniquo, et doloso erue me. (Juzgame oh Dios y defiende mi causa contra la gente malvada: del hombre perverso y enganador librame).

No ha Colau. Ada pasarás a la historia como la alcaldesa inicua promotora del Padrenuestro blasfemo, que odia todo lo que amamos y que ama todo lo que odiamos. Una alcaldesa en connivencia con el separatismo que ha mostrado su desprecio público al Ejército y a los grupos patriotas. Una alcaldesa que felicita el Ramadán e ignora la Navidad. Una alcaldesa a la que no le da la real gana (para eso no es republicana) asistir a la Santa Misa de la Merced, patrona de la ciudad y que la suprimió del programa oficial de actos.

Una alcadesa que no tomó las medidas necesarias para proteger las ramblas ante peligro inminente de atentado. Colau deseamos que te vayas al país del olvido. Eso si pediremos por tu conversión y que repares todo el mal hecho. Es un error no buscar la conversión del enemigo y desear que se pudra en el infierno. Nos lo pide el cuerpo, pero Cristo nos enseña a amar al enemigo, esto es, rezar por su conversión.

Permanezcamos en pie, como el soldado de Pompeya en defensa numantina de lo que queda de cristiandad. Defendamos los últimos vestigios de civilización católica con una vida coherente y valiente, no nos dejemos arrastrar por la mediocridad del tibio, que no quiere problemas.

Es lamentable que no se haya organizado un acto de desagravio potente ante ese pseudo Belén de ignominia. Ha habido protestas y pequeños actos, todos loables, pero insuficientes, incluido este pequeño texto de denuncia, que muestra la más enérgica condena.

Echamos de menos que los prelados denuncien con contundencia estos hechos, no con la boca pequeña y con diplomacia, que dejen de ser políticos y sean Pastores celosos por las almas, que estén dispuestos a dar su vida por defender la Verdad y condenar el error.

No es la primera vez que Inmaculada Colau (ese es su verdadero nombre) profana lo más santo en Navidad. Esperemos que la ciudadanía, cada vez más harta de la impía demagogia marxista, la vomite de las urnas en las próximas municipales y el próximo partido que llegue a la alcaldía tenga al menos la decencia de poner un Belén en condiciones. Esperemos que no se llene el próximo nacimiento de infames lazos amarillos que piden que los golpistas se vayan de rositas. Lloran como mujeres, a modo de Boabdil con barratina, lo que no han sabido defender como hombres.

Javier Navascués Pérez

1 Comentario

  1. Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de la Santísima Virgen María:

    Jueves 22 de mayo de 2014

    Mis queridos hijos, el sufrimiento que mi Hijo padece, a causa de los pecados del hombre, es intenso en este momento. El odio contra Él y contra Su Santísima Palabra – tal como figura en la Santísima Biblia – se manifiesta dentro de los corazones de muchas personas y esto incluye a las falsas religiones, en donde no reconocen al Dios Uno y Trino, así como también aquellos que afirman ser cristianos.

    Cualquier pecado que se comete hiere a mi Hijo y todo pecado mortal es sentido como un golpe salvaje infligido a Su Cuerpo. Por cada acto de herejía cometida, es como si otra espina es introducida en la Corona de Dolor, que Él ya padece. A medida que los sufrimientos de mi Hijo incrementan, en momentos cuando todo pecado en contra de Dios será negado, así también el sufrimiento de los verdaderos cristianos aumentará.

    Mientras el sufrimiento es una cosa terrible, y mientras que el dolor de los que defienden Su Palabra está más allá de sus límites, esta puede ser la manera de estar en mayor intimidad con mi Hijo. Si aceptáis el sufrimiento como una bendición, en lugar de verlo como una maldición, vosotros entenderéis cómo mi Hijo lo utiliza para derrotar el poder del maligno. Cuando aceptáis el dolor del abuso y el ridículo(la burla), que siempre podéis esperar cuando camináis en unión con mi Hijo, muchas Gracias os son proporcionadas. No sólo ese dolor os hará más fuertes, sino que mi Hijo os revelará Su Compasión por los demás, cuyos pecados Él puede limpiar, debido a vuestro sacrificio por Él.

    Muchas personas no se dan cuenta de que cuando se desarrolla una cercanía con mi Hijo, y cuando Él reside en ciertas almas, que esto siempre dará como resultado dolor para aquellos que están de acuerdo a llevar Su Cruz. Mi Hijo puede únicamente sumergirse realmente en la almas, que estén abiertas a Él y que estén sin orgullo, malicia o amor propio. Pero tan pronto como Él resida plenamente en ese tipo de almas, la Luz de Su Presencia será sentida por muchos con quienes ellos entren en contacto. Ellos atraerán a otros a convertirse en discípulos de mi Hijo. También se convertirán en blanco del maligno, que luchará fuerte para alejarlos de mi Hijo. Cuando el maligno no puede seducir a estas almas, su lucha en contra de ellos será cada vez más violenta y él infestará a otros con el propósito de que los ataquen, abusen de ellos y los calumnien.

    Es importante que todos los Cristianos se mantengan alerta ante los planes que han sido elaborados por Satanás, para devorar las almas de los que aman y sirven a mi Hijo. Él ansía estas almas más que ningunas otras, y nunca estará satisfecho hasta que sucumban a las tentaciones de él.

    Como Cristianos, debéis prepararos para luchar por vuestra Fe, porque seréis despojados de todo lo que más apreciáis en vuestros corazones, capa por capa. Debéis buscar el Sacramento de la Reconciliación, como nunca antes, porque sin él, os resultará imposible soportar la infestación que está siendo ejercida en el mundo en este tiempo contra el Cristianismo.

    Acordaos, queridos hijos, de todo lo que mi Hijo os enseñó, porque Su Palabra será desafiada hasta que ésta se vuelva irreconocible. Venid y pedidme, a vuestra amada Madre, la Madre de la Salvación, para que ore por cada uno de vosotros, para que así podáis seguir siendo fieles a la Verdad, al recitar esta Oración para defender vuestra Fe.

    Cruzada de Oración (151) para defender la Fe

    Oh, Madre de Dios, Inmaculado Corazón de María, Madre de la Salvación, Ruega para que permanezcamos fieles a la Verdadera Palabra de Dios en todo momento. Prepáranos para defender la Fe, para respaldar la Verdad y rechazar la herejía.

    Protege a todos tus hijos en tiempos de dificultad y da a cada uno de nosotros las Gracias para ser valientes cuando seamos desafiados a rechazar la Verdad y renunciar a tu Hijo.

    Ruega, Santa Madre de Dios, para que se nos de la Divina Intervención para permanecer Cristianos, de acuerdo con la Santa Palabra de Dios. Amén.

    Cada uno de vosotros sois bendecidos con una gran valentía(coraje) cuando recitéis esta Cruzada de Oración. Id en paz, hijos míos, para amar y servir a mi Hijo, Jesucristo.

    Vuestra amada Madre

    Madre de la Salvación

    Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a022-may-2014-madre-de-la-salvacion-como-cristianos-debeis-prepararos-para-luchar-por-vuestra-fe/

Comments are closed.