Ntra, Sª. de la Altagracia, es Patrona de la R. Dominicana, junto con Ntra. Sª. Merced.

Su nombre: “de la Altagracia” nos recuerda que por Ella recibimos la mayor Gracia que es tener a JESUCRISTO Nuestro SEÑOR.

En el año 1506, en la Isla de Santo Domingo, ya se daba culto a la Virgen bajo esta advocación.

La imagen, una pintura al  óleo, fue traída de España por los hermanos Alfonso y Antonio Trejo.

Se cuenta que la hija de un mercader pidió a su padre que le trajese de Santo Domingo un cuadro de N. Sª. de la Altagracia.  El padre trató inútilmente de conseguirlo por todas partes; su esfuerzo fue en vano. Ya de vuelta a Higüey, el comerciante decidió pasar la noche en una casa amiga.  Allí compartió su tristeza con los presentes relatándoles su infructuosa búsqueda.

Mientras hablaba, un hombre de edad avanzada que también iba de paso, sacó de su alforja un pequeño lienzo enrollado y se lo entregó al mercader diciéndole: “Esto es lo que usted busca”.  Era la Virgen de la Altagracia.  Al amanecer el anciano desapareció misteriosamente.

Pero la Imagen desapareció de la casa del mercader y se apareció en un naranjo que había en la ermita parroquial. La retomaron a la casa, pero el hecho se repitió varias veces. Esto se interpretó como un deseo de la Virgen para que se le colocara en la ermita parroquial. Después en 1572 se construyó el llamado Santuario Antiguo y en 1971 la actual Basílica.

La imagen de Ntra. Sra. de la Altagracia en una pintura española del S. XV o inicios XVI, tiene 33 cm de ancho por 45 de alto. Aparece pintada la escena del nacimiento de JESÚS; la Virgen, hermosa y serena, ocupa el centro del cuadro y el Niño descansa sobre las pajas del pesebre.  La cubre un manto azul y un blanco escapulario.  Su cabeza, enmarcada por un resplandor y por doce estrellas, sostiene una corona dorada añadida a la pintura original. San José observa desde atrás y al otro brilla la estrella de Belén.

El marco del cuadro es obra de un desconocido artista dominicano del siglo XVIII; es una maravilla de oro, piedras preciosas y esmaltes.

S. Juan Pablo II visitó a la imagen en 1979, año de su segunda coronación, ( ya había sido coronado el 15 de agosto de 1922 por Pío XI.) S. Juan Pablo II también visitó a la Virgen en su basílica en Higüey.

Preparado por P. Jorge Nelson Mariñez Tapia.
Fuente: Monseñor Ramón de la Rosa y Carpio (Tercer Obispo de la Diócesis de la Altagracia, Higüey).

También te puede interesar...

Artículo anterior¿Qué ocurre si llego tarde a Misa?
Artículo siguiente“Malleus maleficarum”: martillo de las brujas e Inquisición por el P. Javier Olivera Ravasi
Javier Navascués Pérez
Director de Hispanidad Católica. Periodista, guionista, presentador y speaker. Colaborador de Agnus Dei Prod y de Militia Dei Prod. Ha participado en diversos medios de comunicación católicos (EWTN, Radio María, Canal San José, NSE,…) Fue Director de Adelante la Fe. Actualmente tiene un blog en Infocátólica y es redactor en medios como  el Diestro, el Correo de Madrid, Diario Ya, Somatemps, Ahora Información y el Español Digital entre otros....