Deseo tocar en esta ocasión de un cáncer que se está extendiendo en forma alarmante en nuestra sociedad: La emisión de juicios, hablar de los demás es una práctica común, incluso aunque se tenga muy poca base y no tengamos argumentos, emitimos juicios en contra de las personas sólo por simples sospechas o por comentarios aislados, generados muchas por personas rencorosas y frustradas que se sienten aliviadas hablando mal de los demás.

Primeramente definamos algunos términos que debemos tener bien en claro:

De acuerdo al diccionario de la real academia de la lengua española, maledicencia es la acción o hábito de hablar en perjuicio de alguien denigrándolo.

La calumnia es aquella acusación falsa hecha con el propósito de causar daño.

El chisme se define como una noticia verdadera o falsa con que se murmura o se pretende difamar a una persona o en muchos casos a una institución.

La envidia es la tristeza causada en uno por el bienestar de otro. Envidia es avinagrarse porque alguien la está pasando mejor que uno, lo que sea que esto signifique: más dinero, fama, talento, etc.

Voy a empezar contándoles una pequeña historia que nos invita a reflexionar:

Un sabio fue visitado por un amigo que se puso a hablar mal de otro amigo del sabio, y este le dijo: “Después de tanto tiempo, me visitas para cometer ante mí tres delitos: primero, procurando que odie a una persona a la que amaba; segundo, preocupándome con tus avisos y haciéndome perder la serenidad; y tercero, acusándote a ti mismo de calumniador y malediciente”.

De la envidia nace el odio, la maledicencia, la calumnia, el chisme y la alegría causada por el mal del prójimo
Tanto daño puede causar la maledicencia que la Biblia afirma:

– Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano … (Santiago 4:11).

– Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. (Efesios 4:31).

– Aquellos que amamos la vida y queremos ver días buenos, tenemos que refrenar nuestra lengua de hablar mal de los demás y de decir calumnias (Pedro 3:10).

– El sabio refrena su lengua, sólo el necio dice cuanto sabe y la consecuencia es dolor (Proverbios)

La maledicencia, la calumnia y el chisme son propios de sociedades poco evolucionadas y es la falta de ética lo que nos hace ocuparnos más de la vida de los demás que de la propia, tal es así que pareciera que el chisme se ha convertido en el deporte favorito de muchos de nosotros. Hay gente que se pasa horas hablando o murmurando de otras personas, y muchas veces sin darse cuenta del error que están cometiendo, y lo peor es que ellos juran que no son chismosos. Otras veces el “error” es premeditado. Existen artistas consumados en desprestigiar y hablar mal de los demás, y en hacer correr bolas contra quien les cae mal, sin considerar el daño que causan a las reputaciones y a la honra de la gente. También hay los que chismean sin maldad aparente, sólo para sentirse importantes, (¿no sabes la última?), y otros lo hacen maliciosamente, con la intención de causar daño a alguien en particular; puede ser por rivalidad, celos, competencia, enemistad, oposición, antagonismo, pugna, envidia, etc., todo ello empujado posiblemente por un gran complejo de inferioridad.

Se sabe que el rasgo principal del chisme es la mentira o la verdad dicha a medias, siendo parte importante, el infundio y la calumnia, y si a esto le añadimos que cada oyente, al momento de contárselo a otro, le agrega un poco más de sal de su propia cosecha, nos encontramos con monstruosidades que suelen acabar con el honor y la dignidad de una persona. Lo grave es que increíblemente se usa el chisme contra personas consideradas amigas, actuando con hipocresía y perfidia que nadie entiende.

Los seres humanos somos generalmente egoístas y nos centramos en nuestros propios problemas, pero cuando se trata de encontrar defectos y hacérselos saber a todo el mundo, ahí sí sabemos centrar la atención en los demás y dejar nuestro yo de lado. Todos somos expertos en las vidas ajenas; si hasta hay programas de televisión y personas que viven de eso.

¿Será que mientras nos ocupamos de hablar de los otros o de nuestros jefes no nos queda tiempo para mirarnos a nosotros mismos? ¿Descargamos en los demás nuestras propias frustraciones? ¿Hablamos de las carencias de éste o de aquél para no tener que afrontar las propias? ¿Nos escondemos en la broma y en sacarle filo a historias ajenas para no asumir nuestras propias incapacidades?

Cuando se genera un rumor, la bola va creciendo y cada persona por la que pasa va añadiendo algo de su propia cosecha y el mensaje original se ha convertido en algo irreconocible. ¿Se acuerdan del juego del teléfono malogrado? Después de pasar por varias personas el recado estaba totalmente tergiversado e irreconocible. Pues lo mismo pasa en muchas ocasiones en nuestra vida.

El daño causado por la maledicencia es muy difícil de reparar. No siempre nos damos cuenta del perjuicio. Se agravia, ofende y calumnia con un desparpajo increíble, si preguntamos a un chismoso de donde ha sacado esas expresiones, responderá: “lo escuché”, “me dijeron”, “se comentó en una conversación”, “me lo contó un amigo”. En muchos casos la maledicencia se basa en afirmaciones sin sentido, pero una vez que han sido pronunciadas causan un daño difícil de reparar.

Los chismes son informaciones deformadas, que tienen un ciclo similar a los rumores: nacen como si fueran seres vivos, se desarrollan y mueren. Incluso pueden reencarnarse con nuevos bríos o hasta con nuevo cuerpo. El chisme es producto de la convivencia social y se aprende con el tiempo, y todos de alguna forma lo hemos practicado.

Un comentario infundado generalmente está constituido por una serie de mentiras o exageraciones que tal vez lleguen a perjudicar a uno o varios individuos, dependiendo de la intención de quien lo genera.

La estructura del chisme lo conforman: el chismoso, el receptor de la habladuría y la víctima, de que se habla en forma negativa y sin fundamentos. Esto puede ir desde una simple crítica hasta la invención de toda una historia en torno a un sujeto determinado. O sea, se juega también a intentar cambiar la realidad. Instituciones como la nuestra se convierten en verdaderos campos de espionaje entre sus trabajadores, la inseguridad se intensifica, se pierde la confianza entre los compañeros, se traicionan, se utilizan, compiten, se crean ambientes en los que se siente que se camina entre vidrios.

El que murmura hace daño a tres personas, a él mismo, al que escucha sin desmentir al hablante, y a la persona de quien se murmura. Si se tiene algo que reprochar a alguien, él es la primera persona que debería escuchar el reproche, pero lamentablemente por la falta de sinceridad que nos caracteriza, el malediciente se encuentra con el compañero, le sonríe y le saluda con palabras amables y hasta le adula, para después, apenas despedido, comenzar, de una manera u otra a hablar mal de él.

En el caso de la calumnia, ésta es considerada como un modo de difamación que destruye a la persona afectada, no sólo por las heridas que produce, sino por la dificultad de repararlas. Aunque a uno le importe poco la opinión ajena, la calumnia abre las puertas a la duda. La calumnia tiene su mejor cómplice en el “piensa mal” y hace tambalearse hasta las más firmes convicciones acerca de la rectitud o la honradez de una persona, incluso una vez aclarada la mentira. Se sabe de amistades a prueba de bombas que han sucumbido al insidioso enredo de las maledicencias deliberadas; el veneno de la calumnia ha roto parejas y ha desmembrado familias, igual que ha provocado depresiones y sembrado discordias irreparables.

Antiguamente el honor y la honra eran los bienes más preciados de las personas y su pérdida se consideraba irrecuperable, y cuando alguien ofendía el honor y la honra de un individuo, esta ofensa se lavaba con sangre generalmente en un duelo. En nuestros días estos conceptos pareciera que han quedado anticuados y lo que ofrecemos a nuestros jóvenes es una sociedad en la que todo se puede comprar y vender, donde prima la mediocridad y la falta de valores morales.

Jorge Luis Alcázar del Castillo –

2 Comentarios

  1. Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de Nuestro Señor:

    Jueves 16 de mayo de 2013 a las 15:30 hrs.

    Será por el Poder del Amor que la humanidad puede ser y será salvada. El Amor del que hablo es el Amor de Dios, que fluye en los corazones de la humanidad. El Amor de Dios está presente en los corazones de todos Sus hijos, incluyendo a aquellos que reniegan de Él. Será vuestro amor por los demás, el que os sostendrá durante las pruebas, que están por delante. Mostrad amor y caridad a vuestro prójimo y sed amables con los pobres, los débiles y con los indefensos y Yo os haré Míos por la eternidad.

    A aquellos entre vosotros que tratáis duramente a los demás, que causáis dolor sobre los que vosotros gobernáis y que murmuráis maldad sobre de otros, seréis como vasijas vacías sin nada que ofrecerme. Debéis siempre seguir Mis Enseñanzas. El Amor solo proviene de Mí, el odio no. Aquellos que dicen honrarme y hablan mal de otros, aunque clamen defender Mi Palabra y guarden Mi Nombre — no me honran. Me insultan y su vergüenza será evidente en el Gran Día. Nunca, ni por un momento, penséis que podéis vivir sin amor en vuestros corazones por los demás, porque si no tenéis amor por los demás, entonces negáis el Don, el que es dado gratuitamente a todos los hijos de Dios. Si me amáis verdaderamente, trataréis a otros con amor y respeto. Cuando sois crueles con otros, habláis mal de ellos o los criticáis injustamente, entonces vosotros rechazáis el Amor que Yo os otorgo. En su lugar hay odio. El odio por otro ser humano proviene de Satanás. Cuando permitís que el odio endurezca vuestra alma, os distancíais a sí mismos de Mí y estaréis profundamente agitados dentro de vuestra alma.

    Cuando amáis a otro en Mi Nombre, lo haréis a través de vuestras palabras, vuestras obras y vuestros actos de caridad. El Amor de Dios, vivido de acuerdo a Sus deseos, por medio de Sus hijos, puede salvar a la humanidad. El Amor vence al mal. El poder de Satanás es destruido en un instante, cuando mostráis amor a los demás que os tratan mal. Debéis trabajar arduo para permitir que el amor os envuelva, para que así podáis difundir esta gran gracia a los demás.

    El amor engendra amor en otros. El amor trae vida. El amor trae perdón. El amor destruye el mal. Sin amor el mal progresará.

    Vuestro Jesús

    Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a16-may-2013-el-amor-solo-proviene-de-mi-el-odio-no/

  2. Letanía 5 – Para la salvación de aquellos en pecado mortal

    Jesús, salva a todos los pecadores de caer en el fuego del Infierno.

    Perdona a las almas ennegrecidas.

    Ayúdales a que te vean.

    Sácalas de la oscuridad.

    Abre sus ojos.

    Abre sus corazones.

    Muéstrales la Verdad.

    Sálvalos.

    Ayúdalos a que escuchen.

    Líbralos del orgullo, la lujuria y la envidia.

    Protégelos del mal.

    Escucha sus peticiones de ayuda.

    Toma sus manos.

    Jálalos(acércalos) hacia ti.

    Sálvalos del engaño de Satanás. Amén.

    Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/novedades/letanias/

Comments are closed.