Hanna Mouncey es una especie de Swarzzeneger convertida en mujer, por obra y gracia de la ideología transgénero. Como ahora es mujer (antes una bestia musculosa), le permiten jugar en la selección de balonmano de Australia. Y claro, es capaz el/ella solito/a de cargarse un equipo contrario de féminas tamaño standard.