COMUNICADO

Madrid, 21 de febrero de 2019 – La carta dirigida ayer por el Secretario de Estado del Vaticano a la ministra Carmen Calvo apoyando implícitamente al gobierno en su plan de exhumación de Franco e instando al prior a no oponerse no nos ha cogido por sorpresa, aunque sí nos ha producido un gran escándalo, como a la mayoría de los católicos españoles. Por desgracia, la interferencia extemporánea en los asuntos internos de una nación, tras haber manifestado anteriormente que la exhumación era competencia de la familia y la iglesia local, además de la autoridad competente, no es nada nuevo en la política del Vaticano actual. Eso mismo hizo Bergoglio en el caso de Colombia, presionando a los católicos a apoyar el referéndum de Santos en el “proceso de paz” con las FARC, con la amenaza de suspender una visita ya programada. También hizo lo propio con el tirano de Venezuela cuando arreciaban las protestas contra él: lo llamó al Vaticano a una reunión privada para bendecirlo públicamente, enviando la foto a todos los medios. Esa foto encabezaba nuestra pancarta de nuestra “interpelación al Vaticano”, ante la negativa del nuncio a recibirnos ni contestarnos a lo largo de todo estos meses (ver). Desgraciadamente, nuestras previsiones aciagas se han cumplido.

El escándalo producido por la nueva intromisión del Vaticano se agrava por el contraste con su negativa reciente de apoyar al nuevo presidente en funciones de Venezuela alegando no querer interferir en asuntos internos de otro país. Más aún, la carta pone en entredicho la integridad del prior, presionándole a obrar contra la moral cristiana, el Código de Derecho Canónico y el Magisterio de la Iglesia. ¡Todo un ejemplo de prevaricación por parte del Vaticano! Un Vaticano que recientemente traicionó a la Iglesia de China entregándola a sus enemigos comunistas y cuyos escándalos de corrupción, herejía y sodomía llenan los titulares un día sí y otro no. A ese Vaticano aplauden los enemigos de la Iglesia que derriban sus cruces y piden su desamortización.

Por ello, repudiamos esta nueva tropelía del Vaticano y expresamos todo nuestro apoyo al prior y a los deudos de Franco, así como a la FNFF, en su lucha por la justicia y la verdad histórica. Y por último, pedimos a los magistrados del Tribunal Supremo que no cedan a las presiones torticeras que también contra ellos se dirigeny cumplan la palabra dada a la familia de Franco en su auto anterior, y con su deber de defender el Estado de Derecho y la tutela judicial efectiva.

Fdo. Pilar Gutiérrez
Movimiento por España
http://www.volvemos.es

También te puede interesar...

Artículo anterior¿La existencia de vida extraterrestre sería incompatible con la fe católica?
Artículo siguienteEl análisis del ADN de 81 casos descarta que fueran bebés robados del franquismo
Pilar Gutiérrez Vallejo (MxE)
Pilar Gutiérrez Vallejo, psicóloga de profesión (liberatualma.jimdo.com) aunque lleva muchos años ejerciendo el periodismo freelance con numerosas publicaciones en papel y en diversos blogs de su autoría, así como en intervenciones en los medios desde hace más de 25 años. Desde hace 28 años se ha dedicado a la lucha contra el aborto y sus secuelas, dirigiendo Unidos por la Vida y No Más Silencio España así como Apóstoles de la Vida. Desde 2014 dirige Movimiento por España para impedir el aborto de España (www.volvemos.es), continuación de muchos años de acción política en blogs como https://damnifica2porelpsoe.wordpress.com/ y en las redes sociales, donde creó el grupo Franco y su Obra la Verdad con 32.000 miembros y Movimiento por España con 21.000. Es hija de un ministro de Franco, Joaquín Gutiérrez Cano, del que también creó un blog: gutierrezcano.blogspot.com