La pregunta tiene trampa, puesto que la muerte se define como el cese de la vida, donde el alma se separa del cuerpo. El alma ya ha sido juzgada por Dios y está en cielo, el purgatorio o el infierno. Y obviamente Dios no revocaría su juicio, permitiendo que el alma de un condenado por ejemplo, volviese a un cuerpo y pudiese alterar su destino eterno.

Se han dado casos donde a personas entre la vida y la muerte, a las puertas del infierno Dios les ha dado otra oportunidad y han vuelto a la vida. También se han dado casos de santos que han resucitado a un muerto, como el que contamos de San Juan Bosco o el mismo Jesucristo que resucitó a Lázaro. Eso es diferente, que Dios, que es dueño de la naturaleza, permita que se modifiquen sus leyes para hacer un milagro, directamente o a través de sus santos.

Pero desafiar a la muerte al margen de Dios es una quimera.

Incluso científicamente hoy en día la criogenización de seres humanos es otra quimera. ¿Qué pasará en un futuro? No lo sabemos, pero la mayoría de la comunidad científica se muestra escéptica con este procedimiento que aún no tiene aprobación médica. Eso sí, aunque la descongelación como elixir de vida no sea aún operativa, el salto tecnológico-científico que se avecina en las próximas décadas exige abordar los desafíos sociales y éticos que comportaría el despertar del muerto.

¿Qué enseña la Iglesia al respecto?

Para el P. Mario Arroyo Martínez Fabre, doctor en filosofía por la Pontificia Universidad de la Santa Cruz de Roma, la idea de congelar el cuerpo tras la muerte “es una esperanza ingenua”, aunque precisó que “no está expresamente prohibido” por la Iglesia.

No está legislado, es una opción que no se ha contemplado porque no era una realidad. Aplicarle la ley (canónica) así como está sería como anacrónico y quizás equívoco”, dijo. El alma no se congela, es un imposible. Es imposible que el alma vuelva si ya ha sido juzgada por Dios. El alma no se congela, no es el mismo sujeto. El sujeto ya recibió su juicio en el Cielo, el infierno o el purgatorio”, aseguró.

2 Comentarios

  1. Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de la Santísima Virgen María:

    Domingo, 29 de abril de 2012

    Mi niña, nunca debes pensar que por la soledad de esta llamada especial, la conversión no está sucediendo.

    Tu misión, autorizada por mi Padre Eterno, es difundir la verdad de la Segunda Venida de mi Hijo, a todos los hijos de Dios.

    Es importante que a aquellos hijos que no dedican tiempo en honrar y en la devoción a mi Hijo, se les diga qué es lo que viene.

    Todos los hijos de Dios tienen que ser incluidos en todas tus oraciones, porque Él, mi Padre, les ama a todos.

    Incluso a aquellos que tienen su corazón endurecido hacia mi Padre y no quieren reconocer a mi Hijo, se les debe dar vida eterna.

    Cuando el Regalo del Aviso se lleve a cabo, muchos pecadores serán iluminados y volverán a mi Hijo, suplicando Su Misericordia.

    Solo entonces, la humanidad querrá escuchar los importantes mensajes dados por mi Hijo, a través tuyo.

    Cuando ellos se den cuenta de la verdad de que el momento para Su Nuevo Reino está por comenzar, ellos devorarán su Santa Palabra.

    Muchos de los hijos de Dios están confundidos acerca de la existencia del Cielo y la Tierra. Muchos también están asustados de pensar en la vida después de la muerte.

    Mi niña, no habrá muerte para aquellos que aman a mi Hijo.

    En su lugar ellos serán llevados a la Nueva Era de Paz y al Paraíso prometido por mi Padre para todos Sus hijos.

    Debéis rezar para que todas aquellas almas extraviadas y perdidas, encuentren su camino de regreso a los amorosos brazos de mi precioso Hijo o ellos no serán aptos para entrar por las puertas del Nuevo Paraíso.

    Vuestra bienamada Madre,

    Madre de la Salvación

    Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a2012-abr-29-madre-de-la-salvacion-mi-nina-no-habra-muerte-para-aquellos-que-aman-a-mi-hijo/

Comments are closed.