Ya teníamos ganas de dar una gran noticia a favor de la vida. Un estado estadounidense prohibirá por ley todo aborto, una vez se detecte el látido del corazón. Aunque pareciera perfecta la noticia, hilando fino debemos de decir que no se debería permitir ni justificar ningún aborto desde el mismo momento de la fecundación.

El aborto NO SE DEBE PERMITIR EN NINGÚN SUPUESTO, pues el nuevo ser (con su alma inmortal) ya existe desde el momento de la fecundación.

También se cuela en la letra pequeña que no se podrá permitir ningún aborto, salvo que peligre la vida de la madre, algo que tampoco es justificable desde la moral católica.

La Cámara de Representantes y el Senado de Mississippi votaron recientemente para aprobar una legislación que prohibiría el aborto una vez que se detecte un latido fetal. Se espera que el gobernador republicano Phil Bryant firme el proyecto de ley una vez que ambas cámaras solucionen las diferencias persistentes entre las dos versiones, informó Life Site News.

Patrocinada por los senadores republicanos, Angela Hill y Chris Caughman, el Proyecto de Ley 2116 del Senado exigiría que los médicos abortistas realicen pruebas de latidos fetales y, si encuentran uno, no podrían cometer un aborto a menos que la vida de una mujer o su “función corporal importante” esté en peligro.

La norma pasó con 34 votos a favor y 14 en contra en el Senado, mientras que en la Cámara baja se vio un resultado similar: 81 votos a favor contra 36 en contra.

La comunidad provida ha esperado años para que los tribunales reconozcan lo obvio, que un bebé con un corazón palpitante merece que su vida esté legalmente protegida“, dijo la senadora Hill a Life Site News.

La resistencia