Síndrome de Estocolmo: Trastorno psicólogico temporal que aparece en la persona que ha sido secuestrada y que consiste en mostrarse comprensivo y benevolente con la conducta de los secuestradores e identificarse progresivamente con sus ideas, ya sea durante el secuestro o tras ser liberada.

Ayer fue una jornada de exaltación patriótica. O mejor dicho “constitucional”. Ayer una gran proporción de Españoles fue, so capa de unidad, a manifestarse por el bien de su país. Hasta aquí todo correcto: un pueblo debe amar a su nación. Patria viene de Pater, familia o clan. Patria es lo que eres, tus ancestros, tu historia, tu sangre, tu tradición.

Existe una gran cantidad de Españoles que, siguiendo sus instintos, sienten que España podría encaminarse aún. No coinciden con las leyes del aborto, con el sistema autonómico, con la desesperanza laboral, con la destrucción de la familia, con las leyes y modas perniciosas… Y por eso se agarran a un clavo ardiendo. Y nunca mejor dicho.

No hay nada mejor que una vacuna para prevenir un problema. Y ese problema, para la actual clase dirigente, es ese pueblo falto de bien, necesitado de justicia social. Ese es el problema. Así pues, para canalizar y dirigir las inquietudes de ese mismo pueblo, se crean toda una suerte de partidos y movimientos que redirigen y conducen a este pueblo hacia el camino “correcto”. Esa es la vacuna.

La jornada de ayer fue convocada por partidos (vacuna) que son directamente los responsables de que España esté en el lugar donde hoy está. Partidos que nos han traído a este punto de las cosas, ¿Van a ser capaces ahora de sacarnos de ellas? Pongámonos en situación: en el gobierno de Aznar éste pacto con Pujol la entrega total de competencias a la Generalidad Catalana, disolvió la Mili, vendió la soberanía nacional y económica de España a poderes extranjeros y… ¿ahora se nos presenta el partido azul como solución?

¿Va a ser acaso solución un partido verde conformado por personas que antes militaron en el azul y que cuando militaban en éste todo les pareció bien? ¿O será mejor la veleta naranja?

El “patriotismo constitucional” no puede ser ni es la solución. Esta constitución se cae por sí misma dando luz a separatismos, a abusos legales e impositivos, destruyendo la unidad y la familia. Nos han hecho adorar a esta constitución como si de una deidad se tratase.

Desde que “disfrutamos” de esta constitución asistimos al colapso de la Patria, al colapso de la familia, al colapso del orden social… Han introducido al pueblo ese apetito por los bienes materiales que tanto le hace distanciarse de la gran llama del ideal que durante siglos ha animado y conformado la razón de ser de España.

No, pueblo Español, la solución no son los partidos que canalizan (mal) vuestros sentimientos. Ya los conocéis y resultan ser todos lo mismo. Ya sabéis de las traiciones de C’s, de la mala gestión del PP y de sus cesiones a los enemigos de España y de la civilización cristiana. La solución debe ser tomista, no jacobina. La solución está en volver a ser el foco de Fe y fervor; no está en ser imagen y semejanza del liberalismo anglosajón.

No, pueblo Español, no te dejes secuestrar física y moralmente por aquellos que ya han demostrado su traición a tus orígenes, a tu ser, a tus antepasados, a tu PATRIA.

Antonio Gutiérrez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here