Alexia era la menor de siete hermanos. Sus padres, Francisco y Moncha, vivían la fe cristiana con naturalidad. Su enfermedad —un sarcoma de Ewing— se diagnosticó a los 13 años. Las operaciones y los procesos de recuperación iban acompañados de grandes dolores. Ella edificaba a todos con su paz y su capacidad de mantener y transmitir alegría en medio de la enfermedad. Su hermano Francisco explicaba: “Alexia vivía una relación clara, evidente y cercana con Jesús. La fuerza del caso de Alexia se reduce a esto: ella creyó”. Ofrecía sus dolores y sufrimiento por la Iglesia y por sus familiares y amigos. Hasta los últimos momentos repetía con frecuencia aquella jaculatoria que solía usar cuando se encontraba ante el sagrario, para saludar al Señor: “Jesús, que yo haga siempre lo que Tú quieras”.

Les ofrecemos una emocionante entrevista, en donde su madre nos habla de Alexia, gentileza de Hogar de la Madre TV.

Para adquirir el vídeo en DVD pinchar AQUÍ

2 Comentarios

  1. Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de la Santísima Virgen María:

    Jueves, 8 de diciembre del 2011

    Mi niña, cuando dí a Luz a Jesucristo el Redentor de toda la Humanidad, fuí como cualquier otra madre. Mi amor por este niño, fué tan inmenso que lloré lágrimas de gran alegría, cuando por primera vez ví su hermoso rostro. Sin embargo, yo sabía que la función que había aceptado, no sería fácil, aunque yo nunca Me dí cuenta, en ese momento, cuán difícil sería este camino.

    Cuando miré el precioso rostro de Mi querido niño, nada importaba, solo Mi deseo de protegerlo en todo momento, no importando el costo.

    Mi corazón estaba unido con el de Mi Hijo, como lo está al día de hoy. Este mismo corazón sufrió en unión con El en cada momento de Su vida sobre la Tierra.

    Cada alegría que El sintió Yo, también pude sentirla. Su risa trajo una sonrisa a Mi rostro. Su dolor Me afligió profundamente.

    Su tortura durante Su crucifixión fue sentida en cada hueso de Mi cuerpo. Cada clavo que traspasó Su carne, traspasó la Mía. Cada puñetazo y cada patada que El recibió, de manos de sus perseguidores, Yo también los sentí.

    Yo experimenté el mismo sufrimiento, aunque no estuviera presente en muchas de las torturas infligidas en El, que me fueron ocultadas a Mí y a Sus discípulos.

    Hoy día, Yo sufro con Mi Hijo, exactamente como entonces. Cuando El es burlado en el mundo de hoy y Lo ridiculizan en público, en el escenario y en los medios de comunicación, especialmente por los ateos, lloro lágrimas de amargura.

    Cuando veo a Mi precioso Hijo llorando por los pecados que presencia cada día, Yo también lloro con El. Veo, siento y presencio Su continuo sufrimiento por la Humanidad.

    Jesucristo, el Salvador de la Humanidad, ha sufrido por todos ustedes, pues les ama muchísimo.

    Haré todo lo que pueda, para satisfacer Su muy querido deseo de salvar a cada una de las almas sobre la Tierra, de las garras del maligno.

    Cuando esta misión haya tenido éxito, entonces y solo entonces, podré regocijarme finalmente en paz, cuando Mis hijos se unan como uno solo, en el Nuevo Paraíso.

    Pide hija mía, que todos aquellos quienes rezan por la salvación de las almas, para que ninguna alma sea excluida.

    Ve en paz y continúa esta tan importante misión para Mi amado Hijo.

    Yo te protegeré todo el tiempo.

    Tu amada Madre,

    La Reina del Cielo

    Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a08-dic-2011-virgen-maria-yo-experimento-el-mismo-sufrimiento/

Comments are closed.