Arcadi Espada ha realizado unas polémicas declaraciones en el curso del programa de televisión ‘Chester’, durante una entrevista realizada por el periodista Risto Mejide, en donde manifestaba su sorpresa ante el hecho de que existan personas con discapacidad: «Hay personas que consideran que, si alguien les detecta un niño enfermo, tienen todo el derecho a seguir adelante con el niño enfermo», eso a él le parece «una inmoralidad».

Ante estas declaraciones, sorprendentes en una sociedad que ha descubierto el valor y la dignidad que tienen todas las personas, independientemente de su estado o condición, la Fundación Jérôme Lejeune en España hace las siguientes apreciaciones:

  1. La existencia de una patología o enfermedad en el ser humano no le niega su realidad personal. Es decir, las personas lo son por el mero hecho de serlo, no porque vivan en determinadas condiciones de idoneidad ni mucho menos porque otras personas les reconozcan su ser personal. Y, precisamente por esta realidad personal, cada ser humano es sujeto de derechos fundamentales que no pueden ser vulnerados por otros. Todo ser humano tiene derecho a vivir, independientemente de las condiciones en que se produzca esta vida. Por tanto, negar a una persona el derecho a la vida es siempre una vulneración de derechos. Los padres que reconocen en sus hijos su derecho a vivir no hacen sino reconocerles su ser persona. Obligar a un padre a violentar los derechos de su hijo, como obligándole a quitarle la vida mediante el aborto provocado, sí que sería una grave inmoralidad, además de contrario a toda justicia y ordenamiento jurídico.
  2. El síndrome de Down no es una enfermedad, es una condición genética que se expresa a través de unas condiciones concretas, entre las que destaca la discapacidad intelectual. Pero afirmar que las personas con síndrome de Down son enfermas es un error a todas luces.
  3. La sociedad española ha aprendido el valor de la justicia y de la dignidad de cada persona, reconociendo los derechos fundamentales de todos mediante la Constitución de 1978 y la ratificación de numerosos tratados internacionales, entre ellos la Declaración Universal de los Derechos del Hombre. Esto nos ha permitido reconocer la grandeza de cada uno, más allá de las condiciones en que se desarrolle su vida y su devenir. Por ello, no nos sorprendemos ante el hecho de que muchos padres acojan en sus familias hijos con discapacidad o enfermedad de cualquier tipo. Es más, sabemos, por propia experiencia, que la presencia de estas personas en las familias es, en la gran mayoría de las ocasiones, oportunidad de crecimiento y superación para todos sus miembros. La belleza de la vida se manifiesta siempre que se le deja manifestarse y, de forma especialmente intensa, en la realidad de la discapacidad y la asunción del reto que representa.
  4. Es obligación del servicio público de salud en España respetar el derecho de toda persona a la asistencia sanitaria. El diagnóstico médico está llamado a ser la herramienta que permita el ejercicio de este derecho, y no la privación del mismo. Los españoles nos sentimos orgullosos de haber construido entre todos un servicio público de salud que respeta las normas de la justicia, la equidad y la proporcionalidad. Lamentamos que haya ciudadanos que no compartan la función de este servicio público.

Extracto de Infocatólica

3 Comentarios

  1. Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de Nuestro Señor:

    Sábado 15 de junio de

    Hoy, hija Mía, apelo a todos aquellos que dicen que no creen en Dios. Si vosotros no creéis en Dios, debo ahora explicar cómo reconocer que Dios realmente existe. Dios existe en cada persona nacida en el mundo, independientemente de su fe o de la creencia de sus padres. Dios trae con cada forma de vida una sensación de veneración y admiración, que nunca dejará de crear un sentimiento de amor intenso dentro del alma por otra de las creaciones de Dios.

    Cada uno de vosotros es una creación de Dios. Esto es un hecho. Algunos de vosotros nacéis con gran belleza. Algunos nacen con defectos. Otros nacen con terribles imperfecciones. Aún así, todos nacen porque Dios lo permite.

    Muchos de vosotros justificaréis el impedimento de vida en los hijos de Dios, que son imperfectos. Algunos de vosotros mataréis hijos de Dios dentro del vientre y luego lo justificaréis, la mayor parte será por razones egoístas. Por esto, seréis condenados, a menos que me pidáis que os perdone. Seréis perdonados, pero solo si estáis realmente arrepentidos por lo que habéis hecho al maldecir a Mi Padre.

    Algunos de vosotros nacéis con imperfecciones, que crean trauma en vuestras vidas. Aunque difícil que esto pueda ser, se os está dando este sufrimiento para salvar a otros, que de otro modo cesarían de existir. Mirad, aquellas almas que deshonran a Mi Padre y que nunca pedirán por el perdón de sus pecados, terminarán en el fuego del infierno, por la eternidad. Vuestro sufrimiento ayudará a salvarlas, porque ellas no pueden y no se salvarán a sí mismas. Vosotros elegís este sufrimiento antes de nacer. Podéis aceptar esto ahora o tal vez después, pero estáis a salvo en Mi Reino porque la Gloria será vuestra por la eternidad.

    Vuestro Jesús

    Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a15-jun-2013-dios-existe-en-cada-persona-nacida-en-este-mundo-independientemente-de-su-fe-o-de-la-creencia-de-sus-padres/

  2. Esto me parece una ventana de OVERTON para en el futuro criminalizar a los padres.

    Le hemos dicho que su hijo es Down (cosa que ademas suele ser falsa) DEBE ABORTAR…Y si no se arriesga a multas, a no recibir ayudas y demás en caso de que lo sea.
    Es la primera fase del debate…

  3. No es coherente esa defensa de la vida del down separada de la defensa de la vida de todos los no natos

Comments are closed.