A la dictadura de lo políticamente correcto le molesta la familia tradicional. Pareciera como si defender lo natural lo recto fuese un gran agravio contra lo que va contra natura y es torcido. Hagamos frente a la ideología dominante y no dejemos que nos impongan modelos de familia que atentan gravemente contra la ley de Dios y la cristiandad.

Recordemos que el matrimonio es el sacramento que une indisolublemente a un hombre y una mujer, y por el que se comprometen a vivir de acuerdo a las prescripciones de la Iglesia.

La familia cristiana constituye una revelación y una actuación específicas de la comunión de la Iglesia; por eso… puede y debe decirse Iglesia doméstica»”. El ver a la familia como Iglesia “en miniatura”, y el llamarla “familia de Dios”, son ideas que han estado presentes desde los primeros siglos del Cristianismo.

San Pablo, en la Carta a los Efesios, trata el misterio de la Iglesia en relación al matrimonio y a la familia. En ella insta a que la relación entre marido y mujer imite el amor sacrificial de Cristo por la Iglesia. En este mismo sentido el Catecismo afirma que “el sacramento del matrimonio significa la unión de Cristo con la Iglesia.

También te puede interesar...

Artículo anteriorSan Juan Bosco resucita a un niño, lo confiesa y prefiere ir al cielo a seguir viviendo
Artículo siguientePudridero de almas – Un panfleto Católico Romano
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica