Santo Tomás de Aquino, Doctor de la Iglesia : “Para reverenciar este Santo Sacramento (La sagrada Eucaristía), nada lo toque, salvo lo que está consagrado; así como la Hostia y el Cáliz están consagrados, así lo están las manos consagradas de los sacerdotes, para tocar este Sacramento”.
Summa Theológica, Parte III; Q.82, art3, Rep Obj 8).

San Francisco de Asís:  “Sólo ellos, (los sacerdotes), deben administrarlo, y no otros”
(Carta 2ª, a todos los fieles, 35).

(Jesucristo a…) Santa Brígida de Suecia: “Mira, hija mía, les obsequio cinco cosas a mis sacerdotes (…), y en quinto lugar el privilegio de tocar con sus manos Mi Carne Sagrada”.

San Sixto I Papa : “Las Sagradas Especies no son para ser manipuladas por otros que no estén consagrados al Señor”.

San Pío X :“Cuando se recibe la Comunión es necesario estar arrodillado, tener la cabeza ligeramente humillada, los ojos modestamente vueltos hacia la Sagrada Hostia, la boca suficientemente abierta y la lengua un poco fuera de la boca reposando sobre el labio inferior”.

Santa Brígida de Suecia: “Mira, hija Mía, les dejé a Mis sacerdotes cinco dones… y el quinto, el privilegio de tocar Mí Carne Santísima con sus manos.”

Mártir y Santo Cardenal John Fisher:“Los tiempos de florecimiento o colapso dentro de la historia de la Iglesia siempre fueron asociados con el manejo de la Santa Eucaristía.”