El P. Loring explica por qué la Santa Misa tiene un valor infinito.