Tras la muerte del cardenal Tauran, recientemente el cardenal irlandés-norteamericano Kevin Farrell, prefecto de Laicos, Familia y Vida, ha sido designado como nuevo camarlengo de la Iglesia católica, puesto vacante desde que murió en julio el cardenal francés Jean-Louis Tauran.

El cardenal camarlengo es quien dirige la Iglesia durante un periodo de sede vacante, cuando un Papa ha muerto (o ha renunciado).

Kevin Farrell nació en Dublín, vivió muchos años en Estados Unidos, estudió en España, en la Universidad de Salamanca y fue ordenado sacerdote en Roma en 1978, ejerció en México en su juventud, capellán en la Universidad de Monterrey y después pasó a Washington, donde fue obispo auxiliar en 2001. En 2007 fue obispo de Dallas y en 2016 fue designado para la Curia Romana para ser Prefecto del nuevo “macrodicasterio” reorganizado que sumaba los temas relativos a Laicos, Familia y Vida. Ese año fue creado cardenal.