Al joven seminarista italiano se le representa a veces portando dos pistolas con el hábito. La razón es por que el joven pasionista italiano, hábil con las armas, defendió el pueblo de Isola del ataque de unos forajidos. Se trataba de un grupo de soldados desertores de las tropas de Garibaldi.