Cuando los teólogos intentaron definir lo que ocurría con los niños que morían -sin haber cometido pecados personales- antes de ser bautizados, buscaron en las Sagradas Escrituras y en la Tradición de la Iglesia (fuentes de la Verdad Revelada) y no encontraron nada revelado por Dios al respecto. Gracias al razonamiento teológico concluyeron en la necesidad de la existencia de un lugar o estado llamado Limbo, en el cual, los seres que allí se encontraran, no sufrirían las penas del infierno, pero tampoco tendrían la visión beatífica. Es decir, gozarían de una “felicidad natural” y no de la “felicidad sobrenatural” (propia del cielo).

El Catecismo del P. Astete hablaba de cuatro infiernos: infierno de los condenados, purgatorio, limbo de los niños y limbo de los justos o seno de Abraham.

El infierno de los condenados es el lugar donde van los que mueren en pecado mortal, para ser en él eternamente atormentados. El purgatorio; el lugar donde van las almas de los que mueren en gracia, sin haber enteramente satisfecho por sus pecados, para ser allí purificados con terribles tormentos. El limbo de los niños, el lugar donde van las almas de los que antes del uso de la razón mueren sin el Bautismo; y el de los justos o seno de Abraham el lugar donde, hasta que se efectuó nuestra redención, iban las almas de los que morían en gracia de Dios, después de estar enteramente purgadas, y el mismo a que bajó Jesucristo real y verdaderamente.

Visión de Santa Faustina Kowalska 

“He visto cómo salían de una especie de abismo barroso almas de pequeños niños y otros más grandecitos como de nueve años. Estas almas eran repugnantes y horribles, semejantes a los monstruos más espantosos, a cadáveres en descomposición. Pero esos cadáveres estaban vivos y atestiguaban en voz alta contra un alma agonizante” (Cuaderno 5, Nº 177 del 12-5-1935).

Podemos preguntarnos: ¿Por qué las almas de esos niños, que pensamos serán puros e inocentes, son tan repugnantes y horribles? Porque un alma sin Dios, como lo es el alma de un niño muerto sin bautismo (es criatura de Dios, pero no templo de Dios ni hijo de Dios propiamente), está en tinieblas, sin luz y sin belleza, mientras que el alma de un niño bautizado es más bella que todas las bellezas humanas.

3 Comentarios

  1. Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de Nuestro Señor:

    Lunes 16 de diciembre de 2013

    Mi amadísima hija, cuando estás cerca de Mi Corazón y cuando las almas se abandonan por completo a Mí, varias cosas suceden.

    Primeramente, cualquier miedo de intervención humana en vuestras vidas, desaparecerá. En su lugar estará la paz y la alegría, que provienen de Mí cuando verdaderamente Yo resido en vuestro corazón y alma. Ninguna cantidad de abuso, crueldad o crítica pueden penetrar vuestra alma, porque habrán entregado este dolor a Mí. Es por esto, que debéis permanecer siempre en calma y en silencio frente a tales ataques.

    La Gracia siguiente que se os dará, será la fortaleza para soportar la tentación de pecar. Esta tentación, que es colocada ante todas las almas, diariamente, por el diablo, es muy poderosa y muy pocas personas tienen la fuerza de voluntad para evitar caer en pecado. Pero cuando hayáis entregado vuestra voluntad a la Mía, es Mi Voluntad que residirá dentro de vuestra alma, la que entonces vencerá las tentaciones colocadas ante vosotros.

    Nunca, nunca, subestimen cuánto de control absoluto tiene Satanás sobre la raza humana. Este poder es como una tormenta potente y así como una fuerte, feroz ráfaga de viento os puede tirar al suelo del golpe, la seducción, colocada ante vosotros por el maligno, es parecida a una fuerza, que os levantará en segundos y os empujará al pecado, que tratáis de evitar.

    El hombre nace con pecado. Mediante el Sacramento del Bautismo, el poder de la bestia se debilita. Entonces, mientras avanzáis a través de muchas pruebas y tentaciones de la vida, toda persona será seducida a todo tipo de pecado. Solo aquellos que trabajan mucho para evitar el pecado, vencerán la batalla violenta, que el maligno incrementará para devorar sus almas. La comunicación regular Conmigo es importante. Todo lo que necesitáis es hablar Conmigo en vuestras propias palabras. Pedidme regularmente que os perdone por los pecados de los que estáis arrepentidos. Recibid los Sacramentos regularmente. Después, finalmente, confiad en Mí, porque cuando lo hagáis, tengo el Poder para sacaros del abismo del pecado. Cuando entregáis vuestra voluntad a Mí, Mi Voluntad se convertirá en la fuerza impulsora para protegeros contra Satanás.

    Abandonándoos a Mí por completo, perfeccionaréis vuestra alma.

    Vuestro Jesús

    Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a16-dic-2013-mediante-el-sacramento-del-bautismo-el-poder-de-la-bestia-se-debilita/

  2. Los niños no bautizados, no tienen la culpa de morir antes de recibir el sacramento, Dios es justo por lo tanto esas almas no deberan recibir ningún castigo y más bien son adoptados por María Santísima en el cielo, igual los bebes abortados, no es justo que se salve alguien que ha cometido muchos pecados incluyendo a los religioso y personas cercanas a Dios, así como el más vil pecador que se arrepiente puede encontrar la gracia. Todo esto versus una criatura que no tuvo la culpa por no ser bautizado.
    Me parece una visión muy de edad media y oscura.

    Igual una visión , es solo una manera personal que una persona experimenta algo sobrenatural, pero en la Biblia fuente real de la voluntad y ley de Dios, dice que Dios es justo, y me quedo con eso, esas criaturas están con el Señor en el cielo.

  3. rc_con_cfaith_doc_20070419_un-baptised-infants_sp.html
    Aquí muchas respuestas de esperanza, los nonatos e infantes que mueren sin bautizo no tienen la culpa

Comments are closed.