El Padre Loring ensalza el valor de la virginidad. Tanto el hombre como la mujer deben de llegar vírgenes al matrimonio, pues la virginidad es un valor que hay valorar y defender en toda sociedad católica. Si no hay virginidad ni fidelidad en el noviazgo es muy difícil que la haya en el matrimonio.

 

También te puede interesar...

Artículo anteriorDe la imitación de Cristo y desprecio de todas las vanidades del mundo
Artículo siguienteCrean videojuego donde matan niños por nacer
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica