El Padre Loring ensalza el valor de la virginidad. Tanto el hombre como la mujer deben de llegar vírgenes al matrimonio, pues la virginidad es un valor que hay valorar y defender en toda sociedad católica. Si no hay virginidad ni fidelidad en el noviazgo es muy difícil que la haya en el matrimonio.