La concentración que han convocado PP y Ciudadanos este domingo en la plaza Colón de Madrid, a la que se ha unido VOX, puede tener mucha más trascendencia de lo que parece. No es solo una protesta contra las cesiones al independentismo del Gobierno de Pedro Sánchez, sino que es la primera vez que estos tres partidos del centro derecha español se unen para defender a España.

La imagen de Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal juntos, detrás de una pancarta, puede ser el inicio de la reconquista del poder. Nunca, hasta ahora, se había producido una coincidencia tan grande en los objetivos políticos de estas tres formaciones políticas, como es la defensa de España, y que se materializara en una protesta común en la calle

Esta oportunidad no se podía perder. El disparate de Sánchez, de aceptar el nombramiento de un “relator”, “mediador” o como se llame, ha abierto la caja de los truenos, no solo en la oposición, sino en el PSOE, que asiste atónito a los desvaríos de su presidente.

Si la Plaza Colón se llena de españoles indignados con las cesiones de Sánchez, si los socialistas le plantan cara y si los catalanes continúan atornillando al Gobierno con cada vez mayores exigencias a cambio de apoyar los presupuestos, la situación del presidente será cada vez más insostenible.

Paloma Cervila ABC