Celia es malagueña, tiene 20 años y estudia en la Universidad de Navarra. El pasado 15 de diciembre, iba por el campus camino de la biblioteca para dar un repaso antes de su último examen y volver a casa por Navidad. Eran las 8:32 de la mañana cuando un camión que dio marcha atrás la atropelló. Estuvo a punto de morir. El accidente ha marcado su vida, pero no como una desgracia, sino como un renacer. Lo explica ella misma en este artículo.

 

También te puede interesar...

Artículo anteriorLa Virgen de Guadalupe dice a médico abortista: «¿Por qué me haces daño?» Al poco se convirtió
Artículo siguienteSan Basilio Magno, la bestia negra del hereje Arrio
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica