Obviamente es muy difícil de saber el número exacto, pero podemos decir que la devoción a la Virgen, según doctrina de grandes santos como San Alfonso María Ligorio, es signo seguro de salvación. Y consideremos el hecho de que la Virgen ha pedido expresamente el rezo del Santo Rosario en apariciones reconocidas como Lourdes o Fátima.

La Virgen no puede dejar que se pierda un hijo suyo que ha rezado el Rosario todos los días o al menos ha procurado hacerlo. Está claro que hay que rezarlo con las debidas condiciones y el propósito de evitar el pecado. De nada serviría rezar con el propósito de seguir pecando.

Es importante que esta Cuaresma tomemos plena conciencia de lo importante que es esta oración en aras a nuestra salvación. Meditemos en la paz y alegría que da rezar el Rosario cada día, aunque cueste hacerlo.

Para aquellas personas que les parece que les es imposible, ya sea porque sus ocupaciones o falta de concentración o por pereza, les animaría en esta Cuaresma a hacer el propósito de rezar al menos una decena, algo que no cuesta nada y agrada mucho a Nuestra Madre. Esa decena nos puede dar las fuerzas necesarias para rezar otra decena y así hasta completar los cinco misterios.

Conozco varios casos de personas que rezan cada día varios Rosarios. Para ellos más que una carga es una necesidad. Además es una oración que se puede rezar en cualquier momento del día. Pensemos en cuantos minutos, incluso horas, perdemos en cosas que no nos ayudan a nuestra salvación. ¿No vamos a dedicar al menos 15 o 20 minutos a alimentar nuestra alma?

1 Comentario

  1. Me encanta mucho saber más sobre el catolicismo me gusta ir a misa y resar el santo rosario

Comments are closed.