Los países fundamentalistas islámicos aplican la pena de muerte, aunque los delitos hayan sido cometidos siendo menores de edad.

M. Reza Haddadi fue condenado a la pena capital en Irán por una acción ejecutada cuando era adolescente y tenía 15 años de edad. El joven lleva casi más de diez años esperando la ejecución. Está condenado a morir ahorcado.

La ejecución a todas luces ilegal, pues la Convención sobre los Derechos de la Infancia suprime la pena capital si los hechos juzgados fueron cometidos al ser menores de edad.

Casi un centenar de personas en Irán están en la misma situación que Reza Haddadi por delitos cometidos cuando eran menores de edad.

¡Acabemos con este atropello! 

EXIGE que Irán conmute de la pena de muerte a H. Reza Haddadi y a todos los menores en su misma situación.

¡Firma!