Dentro de la militancia provida una de las acciones más eficaces la hacen los rescatadores, que convencen a las madres de que no aborten en las mismas puertas del abortorio. Una labor heroica que han salvado muchas vidas, aunque a veces ingrata porque reciben insultos y fuertes persecuciones.

Les contamos un caso de rescate precioso. Alina Dulgheriu era una mujer muy presionada para abortar a los dos meses de embarazo. La principal presión la ejerció su novio que le obligaba a hacerlo de forma violenta a lo que se sumaba la exigencia de sus padres. Ella al principio ofrecía una firme resitencia, pero a raíz de perder su puesto de trabajo se vino abajo moralmente y optó por abortar.

Alina se dirigió triste y con mucho miedo al abortorio. En las puertas del mismo una mujer anciana le ofreció un dossier provida en donde aparecía un bebé en el seno materno. Alina enseguida le contó a esta señora mayor su situación y de forma desesperada le pidió ayuda, que esta le ofreció con una sonrisa.

Hablaron amigablemente y quedaron en verse. Al despedirse la anciana dio a Alina un Rosario. La joven lo tomó con fuerza y con determinación se fue del abortorio ante el enfado de los empleados del centro que habían salido a la puerta.

Finalmente contra viento y manera siguió adelante con el embarazo y el bebé nació, algo que le hizo muy feliz y encontró una asociación que le ayudó en todas sus necesidades.

Ahora el gobierno inglés se quiere evitar que se repitan estos rescates de bebés. Se están habilitado unas zonas especiales, llamadas de amortiguación para prohibir a los rescatadores de bebés actuar. Alina se ha convertido en una activista para que se supriman estas zonas. Quiere que puedan ayudar a otras mujeres en una situación similar a la que tuvo a no abortar. Dios quiera que la Virgen María siga intercediendo desde el Cielo.