El síndrome del emperador, también conocido como del niño tirano​ o del niño rey es un trastorno de la personalidad que se produce en el momento en que el niño desafía la autoridad de la madre o del padre en el hogar estando dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias antes que obedecer poniéndose como una auténtica fiera, gritando fuertemente y mostrándose violento.

Los padres tienen que tener carácter para cortar con firmeza estos brotes de rebeldía y llevarlo a un psicólogo si fuese necesario.

Estos comportamientos suelen darse cuando se le concede al niño excesivos caprichos y todo lo que quiere. El niño interpreta que puede conseguir todo lo que quiere. Es un trastorno fruto de la gran crisis de autoridad que hay en occidente y de no educar en el esfuerzo y en la virtud.

En una sociedad católica donde estuviese claro el principio de autoridad en el hogar no tendrían lugar estos casos. Por eso es muy importante educar en virtudes e inculcar al niño la importancia de la humildad, de la obediencia y del recto orden.

2 Comentarios

  1. Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de Nuestro Señor:

    eves 19 de mayo de 2011

    El mundo ha sucumbido ahora a las profundidades de absoluta desesperación por su falta de fe en la Existencia de Dios Padre Todopoderoso. Incluso los niños pequeños ahora alegremente niegan Su Existencia. Aquellas almas vacías y endurecidas insultan no solo a Mi Padre Eterno, sino que me ocasionan profunda angustia.

    Tan lejos habéis caído, hijos, que habéis descartado completamente todo sentido de espiritualidad con el cual nacieron. ¿Qué tan lejos piensan que vuestro amor por el mundo y vuestro materialismo os llevará? Aquellos de vosotros absortos en las riquezas y en la comodidad de todas las atracciones mundanas, deberíais saber que pronto os serán quitadas como parte de la purificación que viene.

    Responsabilidad de los padres

    ¿Por qué enseñáis a vuestros niños la importancia del materialismo hecho por el hombre a expensas de sus pobres almitas? El primer propósito de vosotros es enseñar a vuestros hijos la importancia de crear y construir riqueza. Rara vez les enseñáis la moral que necesitan para equiparlos con las responsabilidades de la edad adulta, en relación a cómo deberían mostrar respeto a los demás, a comprender la importancia de la honestidad y la necesidad de mostrar comprensión hacia sus hermanos y hermanas. Desafortunadamente Mis hijos han perdido completamente su camino en el sendero espiritual que se les requiere para alcanzar el último destino. ¿No tenéis vergüenza? ¿Cuándo aprenderéis que vuestro obsesivo amor por el dinero y todo lo que éste ofrece terminará en desastre? Será solo cuando estéis totalmente desnudos de estas comodidades que ambicionais, cuando os déis cuenta de cuán solos estáis.

    Escuchadme ahora mientras podáis. Poned las necesidades de vuestra familia primero, porque eso es bueno. Proveed para ellos. Pero por favor no alentéis a vuestros hijos a volverse esclavos de la riqueza y del deseo de la fama, porque los estaréis empujando a los brazos de Satanás. Vuestros hijos nacieron y vosotros les dieron la vida físicamente; pero fueron creados por Dios, el Padre Eterno, cuando se les dieron sus almas. Por supuesto mostrad responsabilidad como padres proveyendo las necesidades físicas de vuestros hijos. Pero recordad que sus almas necesitan alimentación. Enséñadles la Verdad de Mis Enseñanzas y la importancia de cuidar sus almas. Solo entonces estaréis dando a vuestros hijos la verdadera alimentación de cuerpo y mente que necesitan para sobrevivir y por consiguiente puedan disfrutar la vida eterna.

    Vuestro amoroso Divino Salvador

    Jesucristo

    Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a19-may-2011-responsabilidad-de-los-padres-en-el-mundo-de-hoy/

  2. Tengo un amigo, padre tardano, a los cuarenta y pico años, que tiene un hijo de casi 5 años, un auténtico déspota y dictadorzuelo.
    La madre es rumana, y el padre español.
    La adre procura educarle, a base de gritos y maltrato, diciéndole que los Reyes Magos no existen, no queriendo celebrar la Navidad en su casa, pues por lo visto es atea o agnóstica, y mi pobre amigo, educado en la fe católica, y creyente, no sabe que hacer, pues ve cercano el divorcio, pero tampoco se atreve a divorciarse, por miedo a que su mujer se vaya a Rumanía con el chico, y no vuelva a verlo más, como ella le amenaza…
    En definitiva, ha optado por la “solución” más fácil: darle al hijo todo lo que quiere, para intentar ganarse así su cariño.
    Y es una ala solución. Estoy cansado de decírselo, pero hay padres que creen que la educación consiste en decirle que sí a todo a sus hijos…
    ¡Que pena me dan los dos, el padre y el hijo…!

Comments are closed.