NO. Para que sea válido el sacramento tiene que ser necesariamente presencial. La Iglesia deja muy claro que es una condición necesaria esta presente delante de un sacerdote. Y siempre que se pueda se recomienda que sea en el confesonario y a través de la rejilla, que es como tradicionalmente se ha hecho y le da más dignidad al sacramento.

En determinadas circunstancias si uno tiene una urgencia de confesar no es estrictamente necesario que sea en un confesionario. Muchos enfermos se confiesan en casa cuando va el sacerdote a visitarles.

Si uno está enfermo y no puede salir de casa es inútil recurrir al teléfono para confesar, pues nunca será válido por teléfono. Se puede llamar a un sacerdote que estará encantado de ir a su domicilio a confesarle, pues es la mejor pastoral que se puede hacer con un enfermo.

En realidad estas cosas parecen muy obvias y de perogrullo, pero la experiencia diría te hace ver que mucha gente te lo pregunta pensando que el sacerdote puede absolver por teléfono. Lo que si que podría darse el caso, de en determinadas circunstancias, de tener dirección espiritual por teléfono o consultar algo por internet, aunque aún así no es lo más recomendable.

Aprovechamos para recordar que no es hay que usar el móvil en la iglesia, pues es una falta de respeto al Señor y puede ser motivo de desedificación para muchas personas.