Alfonso del Corral fue un conocido jugador del equipo de baloncesto del Real Madrid, que actualmente ejerce como médico deportivo. Alfonso vivió siempre en casa la fe católica. Era una fe, como la de tantos, un poco de “tradición”, y no una fe vivida profundamente. Se entregaba totalmente a su trabajo, a su familia, luchando por los valores humanos de la lucha, la entrega, la honradez, el esfuerzo…, pero solamente rezaba si tenía algún problema. En la juventud, comenzó a jugar al baloncesto como una forma de desahogo. Poco a poco, se fue enamorando de este deporte y toda su vida se centró en el baloncesto y en el triunfo. Se casó y tuvo 5 hijos, el tercero de los cuales se llamaba “Álvaro”, un niño muy bueno que acaparó un especial cariño de su padre. Alfonso nos cuenta cómo la trágica muerte de este hijo le llevó a descubrir a Cristo Resucitado.

Hogar de la Madre TV