Fray Ignacio Esparza Lezúan pertenece a la Orden de San Benito. En esta entrevista cuenta cómo sintió la llamada de Dios que le llevó a hacerse monje benedictino y a entrar en el monasterio de Leyre (Navarra) cuando terminó la universidad. Tenía entonces 22 años. También explica cómo es su día a día ahora en el monasterio y algunas de las cosas que más le ayudaron a discernir y corresponder a la llamada del Señor.

Arguments

También te puede interesar...

Artículo anteriorSan Antonio de Padua predicó a los peces delante de varios testigos
Artículo siguienteUna monja feliz en el corazón del estado islámico
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica