VIA CRUCIS EN LOURDES

La venerable Magdalena Unfina se dolía una vez porque la Cruz de ciertas tribulaciones era para ella muy larga. Apareciósela Jesucristo a consolarla y confortarla para que perseverase con Él en la Cruz. Respondió Magdalena con inocente queja: Señor, vuestra Cruz duró solas tres horas, y la mía dura años y años. ¿Qué dices, ingrata, añadió el Salvador, no sabes que mi Cruz empezó desde el primer instante de mi concepción, y perseveró hasta el último de mi vida?

El mismo Señor se aparece un día a la venerable Sor María de la Antigua, y la dice: “Has de saber, hija mía, que el Via-Crucis es el trono sobre que reposamos las tres personas de la Santísima Trinidad, y que las almas que se acogen a este trono, esto es, que practican con frecuencia este santo ejercicio, es moralmente imposible que se condenen.”

En otra ocasión habló el Señor a la misma venerable Madre en la forma siguiente: “Sabe, hija mía, que por una sola alma que practique devotamente el Via-Crucis, protegeré a todo aquel pueblo donde en esta forma se honrare la memoria de mi Pasión Santísima, y será libre de muchos y grandes peligros, así temporales como espirituales.”

También te puede interesar...

Artículo anteriorSantuarios de todo el mundo rezarán el Rosario en unión con Fátima por la paz mundial
Artículo siguienteEl Padre Pío cuenta con detalle los sufrimientos del purgatorio
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica