Es importante en este mes de marzo, dedicado a San José, pedir mucho por los sacerdotes, por su perseverancia y su santidad. También es bueno pedir por las vocaciones sacerdotales.

TEKTON

 

También te puede interesar...

Artículo anteriorSan José, día del padre, el gran ignorado en España en tiempos de dictadura feminista
Artículo siguienteJudas, Pedro y Pilatos
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica

1 Comentario

  1. No debemos olvidar que los sacerdotes son personas, y por lo tanto débiles, y pecadores, en su caso.
    Viven en una gran soledad, en un mundo cada día más hostil, por lo menos en España, y necesitan una gran fuerza interior para enfrentarse al mundo, con las solas armas de la fe y la oración.
    He conocido grandes sacerdotes, buenos sacerdotes, y otros más bien tirando a regulares, pero todos han merecido mi respeto y agradecimiento por su entrega.
    ¡Y alguno realmente Santo, o por lo menos un Ángel enviado por Dios!

Comments are closed.