Recientemente la Marcha a favor de la vida que tuvo lugar en Argentina congregó a más de 2 millones de personas para defender con contundencia los derechos del no nacido. La manifestación se dio poco después de rechazarse en el Congreso legalizar el aborto.

Más de 2 millones de personas manifestándose debería ser una noticia de primer orden, pero ha sido silenciada vilmente porque al pensamiento único no le interesa dar voz a los que se oponen a este abominable crimen.

Un ejemplo patente de manipulación y engaño de los grandes medios radicalmente en contra de la civilización católica y sus grandes ideales.

La prensa canallesca silencia el clamor de una nación diciendo SÍ a la VIDA y resistiendo a la cultura de la muerte. Argentina es un ejemplo de resistencia cuando la mayoría de los países del mundo han claudicado ante las leyes criminales abortistas aprobadas por las democracias liberales.

Alejandro Geyer, uno de los líderes provida manifestó lo siguiente: “Nos manifestamos por varios motivos, el derecho a la vida, a educar sin ideología de género por la patria, la familia y de millones de niños que aún no han nacido”.