San Rafael Arnáiz nos narra en sus cuadernos sus experiencias íntimas con Dios y como en pobreza y en soledad el encuentro con Cristo crucificado y con María Santísima le colma de paz y de felicidad.