Noticia triste y que provoca gran escándalo, pero que hay que cortar de raíz con la suspensión del ministerio y todas las medidas que sean pertinentes. Ciertamente son signos de los tiempos, pues hay numerosas profecías en diferentes apariciones aprobadas que aluden a miembros indignos de la Iglesia como cloacas de impureza.

El tribunal eclesiástico de la diócesis de Vic (Barcelona) como medida de prevención ha decidido suspender del ministerio a 17 sacerdotes y diáconos por practicar exoterismo y sexo saltándose el celibato.

Los acusados pertenecían a la Asociación Seminario del Pueblo de Dios (SPD), que fue suspendida en 2017 por tener supuestamente unas enseñanzas radicalmente opuestas a lo que la Iglesia enseña.

El cardenal Omella suspendió esta asociacióndebió a que “existía el grave peligro de una derivación agnóstica, con connotaciones de la nueva era’new age’ y planteamientos esotéricos del cristianismo.

Dichas ideas “tergiversaban la afectividad hombre-mujer y no establecía claramente la distinción entre pecado y concupiscencia, propiciando unas prácticas aberrantes en ministros de Dios.

Los 17 acusados, que serán juzgados según el derecho canónico en el tribunal eclesiástico de Vic, son mayores de edad y practicaban sexo entre hombres y mujeres de manera consentida por lo que no habrían cometido un delito penal, aunque si en el transcurso de del proceso se apreciara alguno lo enviarían a los tribunales civiles.