Tras permanecer durante más de 170 años ocultos en las dependencias vaticanas sale a luz el texto original de los secretos de La Salette.

Lo aparición fue aprobada de manera oficial por la Iglesia a finales del siglo XIX y su mensaje principal que siguiendo la línea de otras apariciones trata de la conversión y de la necesidad del orar y de hacer penitencia. Sin embargo lo que todavía no se ha interpretado de manera solemne han sido los secretos de estas apariciones, que los niños prometieron a la Virgen no desvelar, pero fueron forzados a dejarlos por escrito.

El valioso hallazgo ha sido encontrado en el archivo de la Congregación para la Propagación de la Fe, gracias al padre Gian Matteo Roggio, especialista en Mariología y Superior Provincial de los Misioneros de La Salette).

Lo videntes lo redactan al hacerles creer que el Papa Pío IX estaba muy interesado en leerlos. Sorprendentemente en ellos no se habla ni del infierno, ni del final de los tiempos. Se habla principalmente de temas relacionados con Francia (que dejará de ser una referencia de la cristiandad), de la conversión del mundo (que necesita rezar y hacer sacrificios) y del Papa Pío IX, que sufrirá persecuciones.

La parte más enigmática y misteriosa alude al advenimiento del anticristo en el vientre de una religiosa que ha apostatado y las persecuciones que sufrirán en esa época los Papas, pero no precisa fechas.

El texto principal de los secretos

El secreto de Maximin: “El Papa será perseguido. Y su sucesor será un pontífice que nadie se espera. Lo que te digo sucederá en el próximo siglo, lo más tarde en los años dos mil. Un gran país del norte de Europa, hoy protestante, se convertirá. Antes de que todo esto suceda, habrá grandes desórdenes en la Iglesia y por doquier”.

El secreto de Mélanie: “Esto será terrible, que algunos ministros de Dios y esposas de Jesucristo se consagrarán al mal, y al final en la tierra reinará el infierno. En ese momento el anticristo nacerá de una religiosa, pero ¡ay de ella! Varias personas le creerán porque les dirá que es aquel que ha venido del Cielo, pero ¡ay de aquellos que le creerán! No está lejos el tiempo, no pasarán dos veces cincuenta años”.

Fuente original: Cari Filii