Una vez más la lacra del terrorismo conmueve al mundo con un salvaje atentado con importantes perdidas humanas y numerosos heridos así como considerables destrozos.

Se calcula que de momento 156 personas han fallecido y más de 400 permanecen heridas en el brutal atentado de primera hora del domingo contra centros religiosos en Sri Lanka. Los atentados coinciden con el Domingo de Resurrección, fiesta más importante del año litúrgico católico.

Los artefactos explosionaron sobre las 8.45 de la mañana, primero en tres hoteles de Colombo y posteriormente en una iglesia y otra en otro templo católico de Katana, al oeste del país, según fuentes policiales. Finalmente se produjo otra a explosión en la localidad de Batticaloa.

La autoridades policiales han pedido serenidad a la ciudadanía y que no salgan de sus domicilios. Se han presenciado escenas terribles con personas con miembros amputados y diseminados por todos los sitios.

Los ataques contra cristianos, que representan el siete por ciento de la población de Sri Lanka, se vienen dando desde hace tiempo. Pidamos a Dios oraciones por el alma de todas las personas fallecidas y una pronta recuperación para los heridos.