El cardenal Ranjith, arzobispo de Colombo hizo un llamamiento tajante a las autoridades civiles del gobierno de Sri Lanka a «castigar sin piedad» a los autores del horrible atentado que sembró de sangre el país con más dos centenares de muertos.

Además muchos de ellos estaban celebrando en la Iglesia con alegría el Domingo de Resurrección, el día más importante del año litúrgico.

El cardenal dijo: «Quiero solicitar pedir al gobierno investigue  en profundidad y con rigor quiénes son los responsables de este acto y que los castigue sin piedad porque solo las bestias actúan así. Quiero lanzar un mensaje a los habitantes del país a que no se tomen las justicia por su mano para mantener la paz»

Finalmente apeló a la generosidad del pueblo para que donen sangre para ayudar a los cientos de heridos.