El Cardenal Robert Sarah nos previene de la gravedad de promover la inmigración apelando al Evangelio, cuando realmente esa inmigración descontrolada y fanatizada constituye una gran amenaza para la civilización occidental y para la cristiandad.
Sarah proviene de un país musulmán y habla con conocimiento de causa, pues ha estudiado y ha analizado en profundidad el fenómeno.
El prelado nos advierte que el islam es una religión invasiva y de conquista y según el purpurado “el oeste desaparecerá” fruto de esta amenaza y afirmó con rotundidad que “el islam invadirá todo el planeta” y “cambiará completamente la cultura, la antropología y la visión moral“.

Su nuevo libro “Evening Draws Near” está provocando un gran debate no exento de polémica y escándalo, ya que afirma sin ningún disimulo que la inmigración islamista es una gran amenaza para Europa.

Si el mundo occidental sigue esta dinámica, hay un gran peligro de que desaparezca debido a la falta de nacimientos, invadido por foráneos, como el imperio romano fue conquistado por los bárbaros