Es un tema muy desagradable y repugnante que queremos dar muy por encima, sin entrar en muchos detalles, con objeto solo de darlo a conocer y pedir oraciones de desagravio.

La bestialidad es un gravísimo pecado mortal que consiste en obtener el placer sexual con los animales. Hay que aclarar que este termino no define la excitación al observar la actividad de los animales, se refiere específicamente a copular con ellos.

Es un pecado nefando que desgraciadamente es más habitual de lo que se suele creer. El hombre que no tiene el temor de Dios, abandonado a sus propias pasiones puede caer en las mayores depravaciones y aberraciones.

Santo Tomás de Aquino trata este pecado en la Suma Teológica como una de las especies de la lujuria. La gravedad del pecado de bestialidad la manifiesta su deformidad misma, y así excede a todos los demás que son contra naturam, en la malicia. Antiguamente por el derecho canónico se condenaba a morir con la misma bestia mulier succumbens bestiae; lo que también se ordenaba en el Levítico cap. 20. La misma pena de muerte era impuesta por el derecho castellano.

Ante estas depravaciones y otras como el incesto y la necrofilia hagamos actos de reparación y recemos a San Luis Gonzaga por la santa pureza.

Inocentísimo Luis, que por especial gracia de Dios y con el auxilio de la Inmaculada Virgen Maria estuviste siempre libre, no sólo de toda culpa grave, sino aún de las tentaciones contra la pureza, humildísimamente te ruego que me alcances del Purísimo Corazón de Jesús, que todo lo padeció menos ser calumniado contra esta virtud, y de su excelsa Madre, la Virgen Purísima e Inmaculada, la gracia de resistir siempre al punto cualquier pensamiento impuro, Y de morir mil veces antes que manchar mi alma con un pecado grave.

Amén.

 

También te puede interesar...

Artículo anteriorLa contaminación espiritual
Artículo siguienteSantificar el domingo: Santa Misa, tiempo de descanso, de visitar enfermos…
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica