No se pierda el testimonio de Sor Lucia sobre la gravedad del pecado y la triste expresión que siempre tenía el rostro de la Virgen.