Entre los últimos acontecimientos de odio a Cristo que se han producido en el mundo destaca el brutal ataque a una escuela de la India y a otra que ha sido incendiada. Es habitual que los extremista hindúes intimiden a los católicos con la violencia.

En la escuela situada en la ciudad India de Maharashtra los profesores fueron injustamente señalados por su conversión al catolicismo. La escuela que ardió en Manipur tiene el mismo móvil de odio contra la religión católica, que están en clara minoría en el país. El pretexto que utilizan es haber suspendido a unos estudiantes díscolos, como si el suspender fuese un motivo para justificar la violencia.

Sajan K George, presidente del Global Council of Indian Christians (GCIC), afirma lo siguiente: «Es inquietante. Son peligrosos los extremistas de Hindutva (supremacía de la religión hindú, ndr). Ya ha pasado otras veces. La minoría católica está indefensa y sufre todo tipo de ataques de la mayoría Hindú. Y eso que en teoría la India es un país laico y la libertad en temas de religión está blindada por la Constitución».

La Iglesia está más perseguida que nunca en el mundo, lo que pasa es que estos ataques se silencian por la mayoría de medios oficiales y la gente así tiene más difícil detectar el problema y condenar esta triste realidad.

Pedimos oraciones por la Iglesia perseguida y para que cese esta quema de iglesias y de locales católicos.

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor,
mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre
sufren la persecución y discriminación en tantos lugares del mundo. Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe. Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen. Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe en alegría y libertad.