Mel Gibson con este gran final consigue transmitir bien la idea de que todo ese larguísimo sufrimiento previo mereció la pena, de que Cristo fue el vencedor.

También te puede interesar...

Artículo anteriorPruebas históricas inéditas de la resurrección de Nuestro Señor Jesucristo
Artículo siguienteCentenares de muertos en brutal atentado contra iglesias en Sri Lanka
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica