El obispo es muy claro con relación a la doctrina que siempre ha enseñado la Iglesia sobre el infierno y nos advierte del gran pecado de predicar que todo el mundo se salva.