El cine católico vuelve a estar de moda. Si se hace una buena película con contenido y se logra que llegue a la gran pantalla suele arrasar. Lo que pasa es que a veces esto es muy difícil por la falta de medios de las productoras católicas y las miles de dificultades y trabas que ponen los defensores de la cultura de la muerte.

La película provida “Unplanned” (que se podría traducir como Inesperado) ha logrado contra todo pronóstico más de 6 millones de dolares en las taquillas, muy por encima de lo esperado.

El film cuenta el apasionante testimonio de Abby Johnson, que tras ser la responsable de Planned Parenthood pasó a ser un entusiasta activista provida. El motivo fue presenciar un espeluznante aborto ya en fase avanzada.

Ese médico de la ficción representa la vida real del doctor Anthony Levantino, que llegó a realizar miles de abortos y hoy está arrepentido.

“La representación de cómo un bebé con vida es eliminado es muy certera”, precisó el doctor Levatino. “Estás presenciando realmente un aborto. Es inquietante si eres consciente de que te estás cargando a alguien”.