Hay algo que falla en los cuentos de hadas”, dice Rubén Acuña, invitándonos a explorar nuestra búsqueda de la felicidad. Quizás nos preguntemos, inconscientemente, “¿Qué tengo que hacer para saciarme?” o “¿Dónde puedo encontrarlo?”, cuando quizás la pregunta tendría que ser otra. Una vez más, la afirmación de Jesús rompe todos los esquemas: “Yo soy el pan de vida”.

Agradecimientos: Vanesa Moreno, Hugo Vieira, Israel Redondo, Librería La Sombra.

También te puede interesar...

Artículo anteriorCarta de Benedicto XVI sobre la Iglesia y el escándalo del abuso sexual
Artículo siguiente¿Es realmente eficaz el agua bendita para auyentar al demonio?
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica