Un nuevo sacerdote es asesinado en el mundo, en este caso en un país hermano de hispanoamérica y como suele ser habitual la noticia apenas ha trascendido en el mundo, pues no interesa que se conozcan estos hechos. En cambio con otros colectivos son mucho más sensibles magnificando la información hasta el extremo.

El Padre Cecilio Pérez, de 38 años, ha sido asesinado vilmente recibiendo tres balazos mientras dormía en las dependencias de su parroquia de San José de la Majada en El Salvador.

Sus feligreses han recibido la triste noticia con consternación y un gran dolor pues era un sacerdote joven y muy querido entre sus parroquianos de la diócesis de Sonsonate, cerca de Guatemala.

Al lado de su cuerpo ha aparecido un papel en donde afirma que el presbítero se negó a pagar el impuesto. Se refiere al impuesto revolucionario que piden los criminales de el Salvador.

El gobierno salvadoreño ha denunciado con firmeza el crimen y ha dado el pésame a los fieles y a sus familiares. Van a tratar de hacer lo posible para capturar a los asesinos y que se haga justicia.

El Salvador es uno de los  países más violentos del mundo.  Hay más de 50.3 homicidios por cada 100.000 habitantes, y casi 10 asesinatos cada día.

Oración por el alma del P. Cecilio

Te pedimos, Señor,
que tu(s) siervo (s) N., sacerdote (s),
a quien(es) encomendaste durante su vida
el ministerio sagrado,
llegue(n) a participar eternamente
en la gran asamblea de tu Reino.
Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
***
Escucha con bondad, Señor,
las plegarias que te dirigimos
por el eterno descanso de tu(s) siervo(s) N., presbítero(s),
y recibe en el gozo de todos tus santos
a quien(es) en tu nombre desempeñó(aron) fielmente su ministerio.
Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
***
Te suplicamos, Señor,
concedas que el(las) alma(s) de tu siervo(s) N., sacerdote(s),
a quien(es) morando en este siglo,
le(s) adornaste con los dones sagrados,
goce(n) siempre en de la morada gloriosa del cielo.
Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.